nov
28
2012

Los soldaditos de plástico

por

Soldaditos Montaplex

La imaginación de los niños de nuestra época no tenía fin. Uno de los argumentos que siempre esgrimimos aquellos que como yo, defendemos nuestra generación a capa y espada frente a las nuevas proles, es que a los chavales de ahora les cuesta divertirse con algo que no sean los videojuegos, ya que no tienen imaginación y no son capaces de inventar grandes aventuras con juguetes tan simples, a la par que entretenidos, como los que teníamos nosotros.

Quizá esté en lo cierto y los críos de hoy en día hayan perdido esa chispa con la que contábamos nosotros, y que nos permitía vivir increíbles hazañas con muy pocos recursos, o quizá simplemente es que los tiempos, a la vez que los medios de diversión, han cambiado y cada vez todo es más sofisticado. En cualquier caso, lo que está claro es que poco tienen que ver los juegos y juguetes de ahora con los que nosotros disfrutamos hace más de 20 años.

Uno de los juguetes más simples y que más me divirtieron durante mi infancia, fueron los soldaditos de plástico, que hoy prácticamente están desaparecidos. Como casi todos vosotros sabréis, eran simples reproducciones en miniatura de militares en distintas posiciones, fabricados en plástico de un solo color y que se vendían a bajo precio en kioscos, estancos o tiendas de todo a 100.

Los sobres Monta/Plex

Fue a finales de los años 70 cuando irrumpieron con fuerza en nuestro país diferentes empresas jugueteras ofreciendo pequeños sobres de papel que en su interior albergaban decenas de figuritas de plástico. Las figuras tenían temáticas tan diferentes como coches, monstruos, vaqueros y, por supuesto, bélica, que es la que hoy nos atañe.

De todas las series de sobres que contenían piezas de plástico, Monta/Plex fue la más popular entre los chavales, ya que sus modelos eran los de mayor calidad y contenían figuras montables, como helicópteros y tanques. Estos sobres fueron producidos por distintas compañías (Serjan, Ejusa, Hobby-Plast…), sin que a día de hoy esté claro el papel que jugó cada una de ellas durante la vida de este juguete, que se fabricó en Esplugues de Llobregat (Barcelona) hasta 1994.

Soldaditos - Batalla

Una de las grandes bazas a favor de este juguete fue su bajo coste, cada sobre costaba unas 25 pesetas a mediados de los 80, de modo que con muy poco cualquier crío de la época podía librar las más cruentas batallas y recrearlas con todo lujo de detalles: con soldados, aviones e incluso barcos, que aunque a veces no eran de la calidad esperada y tenían defectos y rebabas, nos permitían realizar heroicas misiones gracias a nuestra imaginación.

Las posibilidades de este juguete eran muy amplias, con él podías imaginar todo tipo de contiendas y no solo entre soldados, en mis escaramuzas participaba todo el mundo: clicks de Playmobil, muñecos de goma, He-man e incluso el paracaidista de plástico como recluta especial en misión de rescate en el último momento, todo ello ambientado gracias a las piezas de Lego y de Exin Castillos (heredadas de mi hermana).

La variedad de estos sobres era bastante dilatada, de este modo encontrábamos diferentes ejércitos y divisiones de todo el mundo y de distintas épocas, así como recreaciones de algunas de las batallas y guerras más importantes de la historia como la Segunda Guerra Mundial o la del Paralelo 38 entre las dos Coreas.

Soldaditos - Guerra Corea

Los Army Men’s

Con este nombre tan de videojuego me refiero a los soldados de plástico verde que surgieron años más tarde, de mayor tamaño y consistencia, y que se solían vender en las tiendas Todo a 100 (que empezaron a proliferar en nuestro país a mediados de los 90), contenidos en redecillas o bolsas de plástico.

Esta “versión renovada” era de mayor calidad y apareció más o menos al mismo tiempo que dejaban de venderse los sobres Monta/plex, así que fueron el sustituto perfecto. La única pega es que cada bolsa valía 100 pesetas en lugar de las 25 a las que estábamos acostumbrados, pero el incremento de precio merecía la pena.

Soldaditos - Army Mens

Los nuevos soldados venían de china, como casi todo lo que se vendía en estos bazares, pero sin embargo estaban más detallados, no tenían esas horribles rebabas e incluyeron nuevos accesorios como trincheras o cañones, lo que supuso toda una novedad y nuevas posibilidades de juego.

Según han ido pasando los años, este artículo ha ido desapareciendo poco a poco de las estanterías de los comercios, y a día de hoy no es tan fácil como antes encontrar estas figuras. De hecho creo que habrían desaparecido completamente si no hubiese sido por la aparición de estos juguetes en la película Toy Story, que le dio un soplo de aire fresco y nueva popularidad al producto.

Por cierto, no deja de llamarme la atención el hecho de que, en la actualidad, vendan cubiletes llenos de soldaditos, similares a los que aparecen en la película de Pixar, a un precio superior a los 20 euros, cuando ese mismo producto (en otro envase) costaba menos de un euro hace unos cuantos años, en los bazares anteriormente mencionados.

Soldaditos - Toy Story

Un simple juego de niños

Finalmente comentar que a día de hoy, habrá quien piense que “jugar a la guerra” no era precisamente el juego más apropiado para los niños, sin embargo he de decir que no había ninguna maldad en ello.

Dada nuestra corta edad no sabíamos mucho de historia, ni de nazis ni de soviéticos, tampoco sabíamos nada sobre los desastres humanos que conllevan la guerras, ni de los horrores y atrocidades que supone vivir un conflicto como este, simplemente nos limitábamos a enfrentar a los buenos contra los malos, sin más pretensiones.

Soldaditos - Silueta

Tan solo tratábamos de pasárnoslo bien encarnando al ejército del bien y la libertad, que tenía como misión acabar con las tropas opresoras dirigidas por algún injusto tirano, tal y como veíamos y seguimos viendo en televisión en tantas películas, en la que los buenos siempre ganan.

Honestamente, creo que en la actualidad los niños corren más peligro viendo la televisión, donde casi todo son programas de cotilleo o protagonizados por “chonis”, que jugando inocentemente en su habitación con estos sencillos y divertidos soldados de plástico, esos mismos que me entretuvieron durante cientos de tardes enteras, en las que imaginaba que era un héroe de guerra.

Fuentes

“Monta/Plex: los soldaditos rebaboso” en Kostra.blogia.com
“Los sobres sorpresa de Montaplex” en Rosaspage.com
Sobres Montaplex (Blog)
Sobres Montaplex

Sobre DGrumpy:

Mi verdadero nombre es Dani G. Aparte de ser un borde, soy un verdadero nostálgico de los 80 y de su cultura pop. Aun no se como me han dejado escribir para este blog, pero mientras me lo permitan voy a intentar aprovecharlo, así que procuraré martirizaros periódicamente con artículos repletos de recuerdos y añoranza. Además estoy seguro de que al final acabaremos sin ser amigos... Always Grumpy.

Ver más artículos de DGrumpy

20 comentarios

  1. Mauricio

    Gracias por el artículo…muy nostálgico y bien compuesto!
    La verdad es que una de las cosas que más me gustó de toy story fueron las misiones de los soldaditos !! ;-)
    Te faltó comentar que salió una serie de video juegos inspirados en los muñequitos plásticos…

    Responder
  2. Satur

    Según tengo entendido, para fabricarlos se usaban moldes de soldados de plomo que ya se habían degradado por el uso. Al fundirse el plástico a menor temperatura que el plomo, los moldes que ya eran inútiles se podían aún usar para fabricar soldados de plástico. De ahí que tuvieran tantas rebabas y defectos.

    Responder
  3. Cheky

    Que recuerdos, no me pase momentos de mi infancia jugando y jugando con cientos de ellos. Las batallas que nos montabamos con los colegas juntando nuestros ejercitos contra un “malo” generalizado eran de órdago, y principalmente en invierno cuando quedabamos en alguna de nuestras casas al calorcito de la calefacción, evitando el frio que hacia en la calle, y la visita de la madre de turno a ver que tal estabamos y como lo llevabamos. Mas tarde nos dio por comprar los soldados de maqueta de 1/72 de Italeri, que por aquel entonces creo que valia la cajita a 500 ptas, por lo que pasaron a ser nuestros protagonistas combatiendo contra los soldaditos de sobre. Curioso que aunque luchando con soldaditos de la II Guerra Mundial, siempre disponiamos un largo frente defensivo y siempre nos asaltaban hordas de soldados al mas puro estilo de la I Guerra Mundial, creo que como hariamos todos por aquel entonces. xD

    Por lo que veo han cambiado los dibujos de las portadas de por aquel entonces, pero siguen siendo muy llamativas y atrayentes.
    http://www.italeri.com/categoria.asp?idSottocategoria=28

    Responder
  4. DGrumpy

    @Mauricio: En efecto, tienes toda la razón. Hay una serie de videojuegos llamada Army men´s en la que los protagonistas son estos simpáticos soldados verdes. No he hablado de ella porque no la conozco en profundidad, por eso solo he hecho un “giño” en el nombre de la 3ª parte del artículo :).

    @Satur: Si, por lo visto usaban moldes deteriorados de otras colecciones de soldados, por eso tenían tantos defectos y eran tan baratos.

    @Cheky: Los soldados de Italeri ya eran palabras mayores, eran de gran calidad!

    Responder
  5. NepT1

    Donde yo vivía había una fabrica de estos muñecos abandonada… no hace falta que diga la de sacos que sacamos de allí (y que aun quedan)…

    Responder
  6. Aucero

    Interesante artículo. Solo quería hacer una pequeña corrección, no es Espulgues sino Esplugues, he vivido siempre ahí y me ha chocado enseguida leerlo mal.

    Saludos

    Responder
  7. Juan

    Se me cae la lagrimita…

    Épicas batallas de he-man, gi-joes, clips y soldaditos para asaltar el castillo de Grayskull, fuertemente custodiado por Skeletor, nazis, y algún que otro Caballero del Zodiaco…

    Después de horas de lucha siempre conseguían liberar a las muñecas de mi hermana de su macabro sacrificio… Bueno igual alguna vez esperaba a que hubieran sacrificado a un par de ellas ¬¬

    Responder
  8. exdar

    Que recuerdos , organizaba guerras entre el imperio romano y los nazis, tenia varias legiones y regimientos nazis, indios y vaqueros, que tiempos los de mi infancia, libre y sin responsabilidades.Gracias por el articulo

    Responder
  9. Que nostalgia y uqe recuerdos

    Responder
  10. Begota

    No estan desaparecidos, hace dos semanas los vi en el alcampo

    Responder
  11. DGrumpy

    @NepT1: Bien hecho, un buen soldado nunca abandona a sus compañeros

    @Aucero: Siento el error. Gracias por darte cuenta!

    @Juan: Yo también usaba las muñecas de mi hermana en algunas ocasiones, lo que pasa es que me ha dado vergüenza reconocerlo en el artículo. :)

    @exdar: Este juguete era genial, daba igual que la batalla no tuviera ninguna lógica histórica, lo importante era pasarlo bien.

    @Foro Vietnam: Nos encanta hacer aflorar vuestra nostalgia

    @Begota: Los “Army men´s” aun se pueden encontrar, sin embargo los sobres Monta/Plex son ya un objeto de coleccionista y bastante cotizado por cierto

    Responder
  12. shedu

    La verdad es que me encantaban sobretodo los montaman. En Cádiz los llamamos los conboy da´pejeta. En 1988 sacaron una chirigota con esa temática. http://www.youtube.com/watch?v=Z0Izt0zpv5U

    Responder
  13. okeguai

    Muy buen reportaje. Me ha traido gratos recuerdos de cuando jugaba con mis amigos y hacíamos escenarios bélicos jugando con los “soldaditos” de Montaplex.

    Responder
  14. juan jose

    Nací en 1951 y recuerdo haber jugado con estos soldaditos cuando tenía 10 u 11 años, o sea que son anteriores a los ochenta. De todas formas los que más me gustaban eran los más antiguos que eran de goma. Los mordías y casi casi parecían de chicle, eran flexibles y el tacto más blandito.

    Responder
  15. menudos recuerdos, en casa teníamos dos cubos enteres, y por desgracias no guardamos ninguno, todo se fueron perdiendo o nuestra madre los echaría a la basura

    Responder
  16. GEORGE

    Que tal lei esta paguna, actualmente aun guardo estos soladitos de plastico militares, cowboys, arabes, indios de todo tamaño,etc. Y colecciono. Actualmente en calle cerca de Plaza Francia aun vamos los coleccionistas a adquirirlos. No pasaran de moda. Por sus buenos diseños y lo que representaron en nuestra infancia.

    Responder
  17. Rodri

    Yo también disfruté de esos muñecos que vendían en el “Yupi” XD
    la mitad de las bajas eran producidas por mi madre, cuando pasaba por mi habitación sin mirar al suelo.
    PD: como a mis pobres lego. XD

    Rodri. 21 años.

    Responder
  18. José María

    Hola, yo nací en el año 1964, buena parte de mi niñez me la pasé jugando entre otras cosas con los soldaditos de plástico, habían montajes de barcos, aviones, tanques, indios, vaqueros….de todo, tenía más de una caja de zapatos llena y jugabamos varios amigos, cada uno con su ejercito…Me acuerdo de la emoción cada vez que compraba un sobre, sobre todo con las novedades. ¡Qué lástima que no los haya conservado! ¡Cuánto me hubiera gustado que mis hijos hubieran podido jugar con ellos! O regocijarme contemplando aquellos pequeños compañeros de juego.

    Responder
  19. daniel

    muy bueno tu ensallo amigo, me hicistes revivir viejos recuerdos. con mis amigos jugamos tardes enteras con los soldaditos; recreabamos guerras y con ladrillitos o cajas le construiamos bases y behiculos. bueno me despido. posdata: en mendoza argentina los niños jiegan todavia hoy en dia con soldaditos.

    Responder

Dejar una respuesta

Código aceptado: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

El administrador de esta página web no se hace responsable de las opiniones aqui vertidas.

Los comentarios no son un chat ni una forma de contacto con el autor, para ello existe la sección de contacto en la parte superior de la web.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Asimismo, recuerda que tu comentario no es un mensaje SMS. Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.