jun
25
2010

Los polos Burmar Flax

por

Polos Burmar FlaxDespués de una primavera atípica en la península ibérica, parece que por fin se acerca el verano, la época del año en la que sin duda se consumen más helados. Podríamos dedicar en ion litio un artículo a repasar los helados más míticos, aquellos que permanecen en los carteles año tras año. Sí, podríamos hacerlo, pero no será hoy.

Hoy hablaremos del “helado de los pobres”. Un polo de hielo que se vendía como rosquillas en cualquier quiosco de chucherías veraniego gracias a su bajo precio: unas quince pesetas a mediados de la década de los noventa. Desconozco su precio actual, pero no creo que sea muy superior.

Me refiero, como ya habréis adivinado por el título, al Burmar Flax (acabo de enterarme de que se escribe así, por cierto). Una barra de hielo de nula capacidad refrescante y nutritiva, que contaba con la extraordinaria característica de que, después de tomarnos uno, nuestra sed aumentaba en lugar de disminuir. Os daré una pista: la culpa era del azúcar.

Aun así, lo cierto es que un Burmar Flax, o “polo flash” a secas, era el complemento indispensable de una bolsa de chuches en cualquier perezosa tarde de agosto, cuando los vacaciones de verano duraban tres larguísimos meses y parecían alargarse hasta el infinito.

Otra de sus ventajas, además del precio antes comentado, es que los sabores en que estaba disponible el polo eran relativamente variados, desde los sabores tradicionales como naranja, fresa o limón hasta el sempiterno sabor a refresco de cola u otros más exóticos como la lima o el misterioso sabor “tropical”, perteneciente este último a un polo de color azul cuyo sabor recuerda al del refresco Blue Tropic de Rives. Sabores que, por cierto, eran muy parecidos a los de las cantimploras Zumrok, ya que ambos productos los fabrica la misma empresa.

Desventajas, eso sí, también tenía unas cuantas. Para empezar, el polo perdía el sabor rápidamente si lo atacábamos con fruición, ya que precisamente el componente saborizante era lo primero que se derretía. Así, una vez extraído el jarabe, lo más normal era que nos quedaramos en las manos con una barra de hielo insípida.

Otra opción, claro está, era esperar a que se derritiera lo suficiente como para beberlo como si se tratara de un refresco muy frío pero ¿quién tenía tanta paciencia?

Y por último, pero no menos importante, abrirlo sin utilizar los dientes era un auténtico suplicio. O al menos así fue para mi hasta que un amigo me reveló la técnica maestra para poder degustarlo: agarrarlo con firmeza y partirlo por la mitad limpiamente.

En cuanto a vosotros… ¿erais habituales del Burmar Flax? y lo que es más importante ¿Cual era vuestro sabor preferido?

Fuentes:

“Los Polo Flash (o como se escriba)” en Retroyonkis

Sobre q256:

Que no os despiste mi nombre: no soy ningún robot, sino el creador de esta página web. Comencé ion litio como un proyecto personal, pero a día de hoy tengo la suerte de contar con un pequeño equipo de colaboradores esporádicos que me ayudan a llevar el peso de la misma, siendo por tanto este un proyecto colaborativo.

Aun así, no puedo evitar el seguir sintiendo esta web como algo propio, así que cuando mi tiempo me lo permite, intento desmarcarme de vez en cuando con algún artículo de esos que hacen aflorar la lagrimilla nostálgica. Tanto para demostrarme que sigo en forma como porque, simplemente, me encanta hacerlo.

Ver más artículos de q256

35 comentarios

  1. Pabcaba

    Los seguimos vendiendo a 15 cts. en mi kiosco, triunfan que no veas!!
    Saludos desde Valencia!

    Responder
  2. Dex

    Eran la caña! Cada tarde antes de entrar a clase todos comprabamos en el kiosko de al lado del colegio.
    Les llamabamos simplemente “flash”. Que recuerdos….

    Responder
  3. Calintz

    El mío era el de limón, estaba buenísimo. Recuerdo que luego sacaron otros que eran de dos sabores, que eran la cosa más horrenda que se inventó por la época,

    Pabcaba, 15 ctms no es lo mismo que 15 ptas, hasta los flashes (me niego a escribirlo con X, sería como traicionar a mi niñez xD) han pegado un subidón de la hostia…

    Responder
  4. gmassa

    Demasiado tarde llega para mí, el truco de abrir-lo sin los dientes!
    En verano siempre lo comprabamos en el kiosko o en la carniceria del barrio!

    Responder
  5. Juraría que los que se vendían en mi barrio eran de otra marca, pero vamos, el producto era el mismo. Me gustaban mucho los de limón y lima, odiaba los de fresa y los azules me sabían a jarabe. Recuerdo que había un formato extra grande que costaría 25 pesetas, si no recuerdo mal.

    Yo también aprendí el truco de partirlos por la mitad :)

    Responder
  6. Nana

    ayer mismo me compre uno y costó 20 cnts y era de los pequeñitos, por los grandes te pedia 40 centimos la mujer!!!
    Mi novio me miró con una cara de asco al verme la lengua toda amarilla por el colorante… pero claro, él no es español 100%, no sabía ni lo que eran

    Responder
  7. navarro

    no me he comido yo cacharros de estos ni nada, de echo siempre tengo en el frigo de casa porque los compro en cualquier supermercado. me voy a comer ahora uno de lima limon

    Responder
  8. No era muy aficionada, la verdad. Todos los de mi clase estaban locos pero como mis padres nunca me daban dinero siempre me quedaba sin ellos xD eso si, si me compraba uno era el de cola. La verdad es que nunca he sido de comprar chuches, sólo cuando iba al cine.

    Responder
  9. Pues yo soy de Argentina y me encanta leer de estas chucherias porque no las conozco :D Saludos desde SudAmerica!

    Responder
  10. JGTROCKET

    Da gusto ver a otro argentino en un blog que uno frecuenta :D.
    Aunque por acá no teníamos de esos, sí teníamos el Naranjú, que aunque su nombre haga pensar a uno lo contrario, venía con otros gustos además de naranja :P.
    Saludos a todo el staff de ionlitio por siempre entregarnos estas notas fascinantes

    Responder
  11. Por favor, diganme que existe aun el que costaba 25 pelas y era de dos sabores, separados (o esa era la intención) por otro plastico en medio que suponía otro peligro más de cortarse la lengua.

    Responder
  12. Me manchaba cada vez que intentaba abrirlo, una chuche endiablada. Había dos modos de tomárselo de igual éxito, líquido, aún manchaba más, o congelado, chupándolo hasta dejarlo blanco.

    Responder
  13. Narfss

    Aquí un servidor, que se dejaba la comisura de los labios con esos filos cortantes.

    Responder
  14. Menelao

    Aquí en Málaga la marca con más éxito era Kelia, marca que si no recuerdo mal era también malagueña y cuyas pipas en bolsas de 5 pesetas o de 25 eran un lujazo.

    Bueno por aquí se llamaban “Polo flan” bueno ya sabéis cosas de los andaluces que somos así. Eso de flash, es lógico que derivara en flan.

    Mi sabor el de naranja y naturalmente también me compraba uno antes de entrar en el cole por la tarde.

    Responder
  15. yeyo

    En la zona de Galicia en la que vivo les llamábamos “burmaflas”, todo seguido y sin la “sh” al final. Y también era muy mítico chuparlo hasta que al final solo quedaba una barra de hielo insípida.

    Recuerdo, por cierto, el de 5 duros, que era más grande y parecía de mejor calidad (mentira cochina).

    Gran gominola ésta…

    Responder
  16. Nana

    a menelao… tienes razón.
    A raiz del post decidi ir a por otro flash a un kiosko en malaga (yo soy de madrid) y le digo a la tia:
    -¿me das un fash?
    -un polo flan no?
    -no, un FLASH de toda la vida
    -Un polo flan de toda la vida tambien
    y yo como: po vale, eso mismo XD que graciosa la tia por dioo, es que no sabía de que me estaba hablando

    Responder
  17. Fei Wong

    Pues me lo has recordado, tengo que comprar un “pack” de esos del mercadona que van 20 o 30 jaja. Lo de romperlo por la mitad tambien lo hacia yo, y mi sabor era el de lima limon, me los hacia chas en nada jaja.

    Responder
  18. oscar

    Por Canarias también los llamábamos “flanes” y lo que más recuerdo eran los cortes en las comisuras de los labios. Qué dolor! Pero qué ricos estaban! Y qué pringue! XD

    Responder
  19. Evanor

    Mitiquísimos.
    Aún, cuando vuelvo a casa de padres, le digo a mi madre que me compre un paquete de flases y me los deje preparados en el congelador.

    Responder
  20. A mi también me encantaban, sobre todo el de fresa. Pero tenía un problema. Uno de los componentes, y aun no se cual, me daba alergia!

    Responder
  21. Pues si JGTROCKET, Ion Litio es un vicio. Eso si, como describir los Naranju? Unos bloques de hielo bastante grandes con jugo artificial de calidad dudosa?

    Saludos!

    P.D: Ahora que Alemania la tenga a adentro :D

    Responder
  22. DGC

    Que recuerdos!!! Yo también coincido en lo dificil que era abrirlos y como te cortaba la comisura de los labios XDDD eso si una vez abierto que buenos y como pringaban. El truco de partilos no lo conocía, pero, pregunto, al hacerlo no goteaba y salpicaba?????’ Por cierto hace años, como 5 o 6 que no pruebo uno, de esta semana no pasa.

    Responder
  23. Anonimatus

    He vuelto a aficionarme a los flashes tras estar años sin probarlos.

    Los genéricos de la cadena de supermercados DIA tienen una relación calidad/precio excelente.

    Responder
  24. Adrián

    Pues yo de toda la vida los he llamado bombon-flash xP

    Responder
  25. ditman

    En el Mercadona los tienen, marca ‘Siglitos’ :P

    Atiende:

    http://www.siglitos.com/

    :D

    Responder
  26. marbaez

    Las golosinas Burmar son la mayor aportación de la Extremadura profunda a la caries infantil.

    Pd.: La que es una auténtica golosina es la hija del dueño de Burmar ;D

    Responder
  27. Axl

    pues aki en ceuta los llamabamos tates y el ke mas me gustaba era el azul, tambien hubo los de kelia y de muchas marcas mas ke ya no recuerdo, la verda esk me han entrao ganas de comprarme un super pack de esos y zamparmelos tos en una tarde XD.

    Responder
  28. Uller

    Nadie se ha acordado de uno ke era mora ke parecía una barra de vino tinto congelado? Puede ke ese no fuese de Burmar ya ke en mi barrio (Zarzaquemada, Leganés) se vendían mucho unos ke tenían un oso panda comiéndose esta golosina ke además iba etiquetada con la palabra “CHÚPAME”.

    Responder
  29. chikatano

    pues aca en mexico tenemos unos llamados “bolis bonais” aun que en mi niñez nunca los probe ya que tienen almenos 2 años de averse lanzado al mercado

    Responder
  30. beloki

    Aqui en Ceuta se les conoce como “TATES” ( no se el porqué la verdad, porque los que se venden aqui son los kelia de toda la vida). El de mora, el tropical y el de cocacola… hummmmmm

    Responder
  31. saka

    o si, recuerdo esos veranos en los que me compraba esos “flases” en el quiosco de la polera, mi sabor preferido siempre a sido el de naranja que ricos jjejeje

    PD. Me encanta tu blog

    Responder
  32. Joaquín

    Pues aquí en Córdoba los llamamos Polos Flash, no Polos Flan con en Málaga por lo que a andaluces se trata jeje La marca que mas recuerdo era Kelia pero supongo que habría mas. Lo que molaba ir al súper y comprar una bolsa llena de polos flash en un sinfín de colores. Cocacola y fresa para el menda.

    Responder
  33. Linkz

    Me encanta este blog!!jejeje
    en Castilla los llamabamos flashes, y recuerdo los de Burmar xo los que estaban realmente buenos eran los de la marca PITUFLA con el dibujito de un iglu…bufff tenian muxos mas sabores, mas ricos y aunque creo ke kostaban algo mas, eran mas largos y gorditos…de exo, en mi pueblo intentaban kolar los de burmar y alguna otra marca de vez en cuando y se akababan caducando…mis favoritos..el de lima-limon y sobretodo el de manzana verde…mmm kiero uno ya!!!!

    Responder
  34. rober

    oh dios mio,todos los veranos de mi infancia han vuelto a mi mente!!!!!

    Responder
  35. […] incluían puntos que eran canjeables por regalos como figuritas de plástico, chapas e incluso polos flash en verano. Normalmente eran necesarios 4 puntos (4 bollos) para que te dieran tu regalo, pero […]

    Responder

Dejar una respuesta

Código aceptado: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

El administrador de esta página web no se hace responsable de las opiniones aqui vertidas.

Los comentarios no son un chat ni una forma de contacto con el autor, para ello existe la sección de contacto en la parte superior de la web.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Asimismo, recuerda que tu comentario no es un mensaje SMS. Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.