Nov
18
2008

La ventana del hospital

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

Parque y lago

Vamos con un relato optimista para empezar con buen pie la semana. Una vez más rescato un viejo texto de origen dudoso de mi disco duro y lo comparto con vosotros aquí:

Dos hombres, ambos muy enfermos, ocupaban la misma habitación de un hospital. A uno se le permitía sentarse en su cama cada tarde, durante una hora, para ayudarle a drenar el líquido de sus pulmones. Su cama daba a la única ventana de la habitación. El otro hombre tenía que estar todo el tiempo boca arriba.

Los dos charlaban durante horas. Hablaban de sus mujeres y sus familias, sus hogares, sus trabajos, su estancia en el servicio militar, dónde habían estado de vacaciones.

Y cada tarde, cuando el hombre de la cama junto a la ventana podía sentarse, pasaba el tiempo describiendo a su vecino todas las cosa que podía ver desde la ventana. El hombre de la otra cama empezó a desear que llegaran esas horas, en que su mundo se ensanchaba y cobraba vida con todas las actividades y colores del mundo exterior.

La ventana daba a un parque con un precioso lago. Patos y cisnes jugaban en el agua, mientras los niños lo hacían con sus cometas. Los jóvenes enamorados paseaban de la mano, entre flores de todos los colores del arco iris. Grandes árboles adornaban el paisaje, y se podía ver en la distancia una bella vista de la línea de la ciudad.

Según el hombre de la ventana describía todo esto con detalle exquisito, el del otro lado de la habitación cerraba los ojos e imaginaba la idílica escena.

Una tarde calurosa, el hombre de la ventana describió un desfile que estaba pasando. Aunque el otro hombre no podía oír a la banda, podía verlo, con los ojos de su mente, exactamente como lo describía el hombre de la ventana con sus mágicas palabras.

Pasaron días y semanas. Una mañana, la enfermera de día entró con el agua para bañarles, encontrándose el cuerpo sin vida del hombre de la ventana, que había muerto plácidamente mientras dormía. Se llenó de pesar y llamó a los ayudantes del hospital, para llevarse el cuerpo.

Tan pronto como lo consideró apropiado, el otro hombre pidió ser trasladado a la cama al lado de la ventana. La enfermera le cambió encantada y, tras asegurarse de que estaba cómodo, salió de la habitación.

Lentamente, y con dificultad, el hombre se irguió sobre el codo, para lanzar su primera mirada al mundo exterior; por fín tendría la alegría de verlo él mismo. Se esforzó para girarse despacio y mirar por la ventana al lado de la cama… y se encontró con una pared blanca.

El hombre preguntó a la enfermera qué podría haber motivado a su compañero muerto para describir cosas tan maravillosas a través de la ventana. La enfermera le dijo que el hombre era ciego y que no habría podido ver ni la pared, y le indicó: “Quizás sólo quería animarle a usted”.

También en ion litio…

Maus
Una Fortuna Peligrosa
Tokio Blues

Categorías: Libros

22 comentarios

  • lum
    18/11/2008 | 7:08

    zas, buen relato. a veces necesitamos que alguien en una situacion diferente nos anime a seguir adelante

    Responder a lum
  • Oscar
    18/11/2008 | 7:33

    Aunque no se parecen tanto, me recordo algo a la pelicula esta que hicieron Nicholson y Morgan Freema juntos hace poco. “The Bucket List” se llamaba no se como le pusieron alla…

    Bonito texto! Gracias por compartirlo!

    Responder a Oscar
  • drugo
    18/11/2008 | 7:46

    Buen relato, si señor. Una buena forma de volver.

    Responder a drugo
  • Alfred
    18/11/2008 | 9:30

    Existe un corto con la misma temática:

    Primera parte: http://www.youtube.com/watch?v=5wa_ZE2cT54
    Segunda parte: http://www.youtube.com/watch?v=n_LEkx3T968
    Tercera parte: http://www.youtube.com/watch?v=fc9USMsrKJA

    Ya me dirás que tal! 😀

    Responder a Alfred
  • Diego
    18/11/2008 | 11:11

    Muy bueno, si señor.

    Responder a Diego
  • sortota
    18/11/2008 | 12:45

    este blog ha perdido mucho ultimamente…

    Responder a sortota
  • Pipp0
    18/11/2008 | 15:10

    Sí, señor, buena historia. Esta es de las que envío en enlace por email sin sentirme spammer 🙂

    Responder a Pipp0
  • JCalasII
    18/11/2008 | 16:34

    Relleno, y encima ñoño. Tu antes molabas (un poco).

    Responder a JCalasII
  • q256
    18/11/2008 | 16:55

    JCalasII, antes molaba más porque tenía más tiempo 😀

    De todas formas, me ha parecido un relato curioso y, puestos a rellenar, que sea con un texto optimista. La programación habitual esta definiéndose todavía.

    Responder a q256
  • Nimphia Smith
    18/11/2008 | 19:28

    Precioso relato, me ha encantado.

    Responder a Nimphia Smith
  • Retroyonki
    18/11/2008 | 19:42

    El relato esta bien, pero te ha faltado eso de “Envíaselo a 10 amigos a los que quieras animar y algo bueno te pasará ”

    Salud y amores para todos!

    Responder a Retroyonki
  • Hollister
    18/11/2008 | 21:34

    Lo conocía.
    Típico mail en cadena deprimente

    Responder a Hollister
  • k3m
    18/11/2008 | 23:13

    Pues estos relatos que rescatas del disco duro y de origen dudoso, tambien son parte muy importante de ionitio :P.

    Muy bueno.

    Responder a k3m
  • El OsKaaR 5173
    19/11/2008 | 7:10

    Muy bueno tu relato
    Komo ke ya hacia falta algo de esto no? los relatos ke rescatas del HD y de origen dudoso deberian de ser una seccion kuasi formal en ion litio
    mañana se lo kuento a mi chika a ver ke me dice
    se te extrañaba q256

    Responder a El OsKaaR 5173
  • CHuYz
    19/11/2008 | 8:16

    Este blog ha perdido mucho actualmente..
    Los artículos ya no son interesantes como antes,
    dónde quedó aquella sección “quien te ha visto, quien te ve..”
    Ojala y mejore porque la verdad si me gustaba más antes.

    Responder a CHuYz
  • Dani
    19/11/2008 | 10:11

    Relleno pero del bueno para mandar en FWD.
    Si no hay tiempo, no hay tiempo, y últimamente estás con muchas movidas, pues ya volverán tiempos mejores.

    Responder a Dani
  • JCalasII
    21/11/2008 | 1:49

    Es que estoy haciendo prácticas de troll 😀

    Si te sigo leyendo es porque sigues molando, aunque la vida real no permita todo lo que se quisiera jeje

    P.D: Ñoña es, un rato largo, peeero sobre gustos…

    Responder a JCalasII
  • lectorargentino
    23/11/2008 | 21:34

    Ojalá todos viéramos la vida como este ciego…

    Responder a lectorargentino
  • Rod
    9/11/2009 | 19:56

    De hecho, hay dos finales para esa historia.

    En el primero, a medianoche el enfermo de la ventana se despierta entre convulsiones, pero el otro no llama a la enfermera y lo deja morir. Luego de que lo cambian, el hombre solo ve la pared blanca, pero no habla la enfermera.

    El segundo es el que q256 narra.

    Responder a Rod
  • anita
    25/10/2010 | 17:09

    muy lindo!! yo una vez lo lei y lo estaba buscando ahora para volver a verlo es hermoso! gracias por subirlo

    Responder a anita
  • Nadia
    13/03/2016 | 20:49

    Pregunta que seria la persona q escribe la historia aqui

    Responder a Nadia
    • Nadia
      13/03/2016 | 20:50

      Perdón quien seria quise poner

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.