sep
20
2010

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Menéame Whatsapp

Jumpers - MantequillaÚltimamente escribo mucho más sobre golosinas, aperitivos y otros productos de aperitivo de mi infancia y adolescencia. No sé si será porque los echo de menos o, simplemente, porque suelo escribir los sábados por la mañana antes de desayunar. El caso es que el producto que nos ocupa hoy, y que por suerte sigue a la venta, es uno de los mejores aperitivos jamás creados por el hombre.

Los Jumpers, además de un componente de los equipos informáticos, son también un snack de aperitivo con forma de estrella y sabor mantequilla. O al menos, este es su sabor básica, ya que pueden encontrarse otras variedades en el mercado como los Jumpers con sabor a queso o a ketchup (o al menos, eso dicen en su web oficial).

Es uno de esos productos que, por suerte, ha sobrevivido año tras año a todas las modas y se ha convertido en uno de los elementos fijos del surtido de cualquier tienda de chuches como los Peta Zetas o el Fresquito.

¿Cual es su secreto para haber sobrevivido en un mercado tan competitivo? No tienen una mascota carismática (de hecho, la cara del chaval que aparece en los envases da bastante yuyu), no tienen un diseño moderno y ni siquiera regalan tazos. Su secreto es, simple y llanamente, que están muy buenos y tienen un sabor a mantequilla bastante logrado.

Es cierto que su valor alimenticio es nulo y, seguramente, abusar de los mismos conduce irremediablemente a la obesidad infantil. Pero obviando estos inconvenientes, lo cierto es que son el acompañamiento perfecto para, por ejemplo, una sesión de cine. Y mucho más baratos que las insulsas palomitas.

Por otra parte, no deja de resultarme sorprendente la “magia” en cierto modo de los procesos de fabricación de aperitivos industriales y como partiendo de una única materia prima (la sémola de maíz) son capaces de conseguir un mundo de sabores diferentes mediante diversos procesos de extrusionado, saborizado, secado y el omnipresente uso del glutamato para potenciar los sabores. Algún día habrá que dedicar un artículo completo a este tema, pero mientras tanto… seguiré disfrutando de mis Jumpers, aunque con moderación.

Etiquetas:

Categorías: Comida-Bebida

10 comentarios

  • McQueen
    20/09/2010 | 16:11

    Dioss….. O-D-I-O esta bazofia de verdad 😀 Prefiero estar en un coche con cuatro fumadores antes que compartir autobús con alguien que los esté comiendo o los haya comido hace dos horas. Su simple olor me repugna y me causa malestar.

    Suelo estar de acuerdo con tus opiniones en esta clase de artículos, pero con esto no puedo xDDD

    Responder a McQueen
  • Dark Knight
    20/09/2010 | 20:10

    Las comiamos a la hora del recreo en el instituto, yo era mas de las de ketchup aunque las de mantequilla no están nada mal.

    Todavia recuerdo cuando tenian un leon impreso en lugar de esa horripilante cara jajaja.

    Responder a Dark Knight
  • Retroyonki
    20/09/2010 | 21:13

    Un clásico imprescindible en la lista de la compra quiosquil de cualquiera.

    P.D: Hay dos cosas que nunca hay que hacer con hambre: hacer la compra y escribir en el blog.

    Responder a Retroyonki
  • lander
    21/09/2010 | 19:49

    Yo aqui añadiria los fasciculos de comics, que si bien utilizan el mismo sistema de captacion, luego lo que consigues lo haces a un precio razonable y si te gustan los comics puede ser la unica forma de conseguirlo.

    Saludos

    Responder a lander
  • rudep
    22/09/2010 | 19:39

    Tambien triunfan porque es la bolsa mas grande que se puede conseguir con solo 30 centimos xD

    Responder a rudep
  • Anonimatus
    22/09/2010 | 22:30

    Prefiero los gusanitos y los monchitos.

    Responder a Anonimatus
  • CromosRepes
    24/09/2010 | 20:11

    Bueno parece que tazos no regalan, pero si coleccionables como los transformers:

    Colección Transformers

    Responder a CromosRepes
  • Hector
    9/10/2010 | 17:36

    También ayuda el precio, son bastante más baratos que los productos de matutano… y los chavales aprovechan cada céntimo.

    Responder a Hector
  • Mr. Selfdestruction
    14/10/2010 | 11:29

    Bueno bueno…como que forma de estrella??? por diox, si lo que tienen es forma de RANA, de ahi su nombre! Y de ahi tambien el regalo que iba en las bolsas cuando yo era un chinorri, que era precisamente eso, una ranita de plastico con las patas de atras dobladas de tal forma que si presionabas en su culo y luego soltabas y pegaban unos saltos que te cagas!!

    Por cierto, yo he llegado a ver (que no comer, ojo) Jumpers al chocolate blanco.

    Responder a Mr. Selfdestruction
  • TheTioPol
    23/10/2010 | 21:16

    Me apasionaban las Jumpers, que se ha quedado en esporadico coqueteo con los años. Sin duda, las originales las buenas. Como anecdota, uno de los quioscos de mi barriada ( va por ti Pepin ) tenia un quiosquero que hablaba algo mal y no era fino de oido tampoco, aunque no era muy mayor. Los amigos, que eramos como los de antes, algo cabroncetes, que no xxxxxxxxx como los de ahora, pediamos “na de jampers y un chicle” y preguntabamos cuanto era y nos respondia siempre “trezta”, con las consiguientes risas. La de veces que hizo caja ese paisano de 30 en 30 pesetas. La de Jumpers era imprescindible, el chicle era opcional ( otras opciones, un troquito, un regaliz, una gelatina ) Que dias…

    Responder a TheTioPol

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.