nov
3
2010

Jackie Chan en ‘La furia de Jackie’ (1971)

por

La furia de Jackie - CarátulaSoy un gran admirador de Jackie Chan. Ni se me ocurre imitarle porque también soy tan torpe que probablemente podría desnucarme saltando del bordillo de la acera, pero me encantan sus películas. No tienen grandes argumentos y algunas de ellas, sobre todo sus últimas americanadas, son malas de campeonato; pero la mayoría cumple una función que yo considero primordial en el cine: entretener. Y ello se lo debemos a ese gran artista que es Jackie Chan.

La primera cinta que vi de su larga filmografía fue “Duro de matar”. La alquilé en el videoclub y debí de tragármela cuatro o cinco veces antes de devolverla. Las acrobacias, las artes marciales, la combinación de acción y humor, el carisma de Jackie, las tomas falsas, los piñazos… Todo ello me fascinaba, así que empecé a coleccionar sus películas, de las que hoy tengo más de cincuenta.

Así pues, y aunque quizá tarde para el tiempo que llevo ya escribiendo en ion litio, hoy comienza la que espero sea una prolija serie de artículos sobre las películas de Jackie.

Introducción

“La furia de Jackie”, rodada en 1971 y conocida fuera de España como “Master with Cracked Fingers” o “Little Tiger of Canton” (entre otros muchos títulos), es la primera película que protagonizó Jackie Chan tras algunos papeles secundarios y meramente anecdóticos. Por desgracia, no es ni de lejos uno de sus mejores papeles; ni “La furia de Jackie” una de sus mejores películas, para qué engañarnos.

No obstante, debemos tener en cuenta que, en la década de los setenta, la industria del cine en Hong Kong comenzaba a apuntar hacia el mercado internacional y, por lo tanto, el argumento de sus producciones servía generalmente de excusa al lucimiento físico de sus actores, ya que lo que aquel mercado exigía ver, hablando pronto y mal, eran chinos dándose de hostias. Además, el presupuesto solía ser mínimo y a Jackie todavía le quedaba mucho camino por recorrer antes de convertirse en una estrella nacional, no digamos ya internacional.

En este sentido, debo advertir que la labor de producción brilla por su ausencia. De hecho, la película se estrenó sin estar terminada, y no fue hasta 1979, cuando el nombre de Jackie ya empezaba a sonar en boca de todos los hongkoneses, que la cinta volvió a la sala de montaje para incluir algunas escenas nuevas que completasen el metraje original. El resultado de esta labor se expone a continuación.

La furia de Jackie

Un chino con bigote practica artes marciales en un descampado. Primero espanta a las moscas, luego la toma con un pobre espantapájaros y, por último, acaba destrozando unas vasijas colgadas de un tendedero en las que habían anidado varios pájaros de colores.

La furia de Jackie - El chino con bigote

Tras la sesión de entrenamiento, el Chino con Bigote regresa a casa y se encuentra con tres encapuchados en plena pendencia. Nada más verlo, los encapuchados se cuadran, y el del kimono blanco echa la culpa al del dorado por la pérdida de una cabra. Éste dice que un tal oficial Cheng no era corrupto y que le secuestraron, a lo que el encapuchado del kimono gris añade: “Pero ya era tarde”. (Lo creáis o no, he oído que en un universo paralelo al nuestro donde Martin Lawrence es gracioso y Windows no se cuelga nunca, todo esto tiene sentido; pero yo de vosotros no prestaría mucha atención a los detalles.)

Acto seguido, los encapuchados de gris y dorado se quejan de la dura disciplina que les impone el Chino con Bigote y manifiestan su intención de largarse. Sin embargo, el Chino con Bigote no está dispuesto a dejarles marchar así por las buenas, y, con los ojos vendados (para chulo, chulo, mi pirulo), se carga al tipo del kimono dorado mientras el del kimono gris, más listo que el hambre, huye.

La furia de Jackie - Muerte de un enmascarado

De aquí pasamos a una escena en la que un chavalín de siete u ocho años con un chupete colgado del cuello asiste desde lejos a una lección de artes marciales al aire libre. El profesor le pilla espiando y le dice que no puede aprender por el morro. Sin embargo, como el chiquillo no tiene dinero y, de todos modos, su padrino tampoco quiere que aprenda kung-fu, se aleja enfurruñado.

Pronto se cruza con un viejo mendigo con cara de pícaro, que o bien lleva varias ratas muertas debajo del gorro, o bien el peor peluquín de la historia del cine oriental. El papel de mendigo lo interpreta Siu Tien Yuen, siempre perfecto en su rol de maestro sinvergüenza. Aunque seguramente su nombre no os suene de mucho, su hijo, Yuen Woo-ping, es uno de los directores y coreógrafos de artes marciales más renombrados de Hong Kong, destacando tanto por sus aportaciones a la industria local, como por su participación en películas norteamericanas de la talla de “Kill Bill” o “Matrix”.

La furia de Jackie - El viejo maestro

El mendigo se ofrece a enseñar kung-fu al chaval, y, a partir de aquí, las cosas toman un cariz bastante inquietante. El viejo le dice que si quiere ser su discípulo, tendrá que hacer sacrificios (esta es la primera lección), y que, para empezar, vaya a buscarle al bosque esa misma noche. Con la pinta que tiene el viejo, esto de por sí ya dispararía el nivel 1 de la Pedoalarma, pero lo que viene a continuación… Bueno, me remito al guión:

Mendigo: Quítate la ropa y empezaremos tu entrenamiento.
Chico: ¿Por qué debo desnudarme?
Mendigo: Segunda lección: nada de preguntas. ¿Está claro?
Chico: Sí.
Mendigo: ¡Vamos, date prisa!
Chico: Ya está, maestro.
Mendigo: Los pantalones también.

Pero tranquilos, el mendigo no es un pervertido. Solo quiere meter al chaval en un saco lleno de ratas, culebras y langostas, para que aprenda a perder el miedo. Supongo que si uno tiene miedo al agua, lo lógico es enseñarle a nadar tirándole a la piscina; pero no me imagino qué utilidad puede tener meter al chico en el saco, salvo que quisiera prepararle para el casting de “Indiana Jones y el Templo Maldito”. Parece que yo pisa pan tostado.

La furia de Jackie - El saco sorpresa

El entrenamiento sigue los mismos derroteros durante varios años, y el chico aprende lecciones tan valiosas como las siguientes:

  • Los mejores ojos los tenemos en el oído. (Y los ciegos dan palmas porque saben lo súper desarrollados que tienen los restantes sentidos.)
  • Para ser un auténtico luchador, hay que soportar el dolor. (Pero es mucho mejor si lo soporta otro.)
  • Nunca uses tu kung-fu a menos que sea necesario. (Impresionar a las chicas es necesario.)
  • Si alguna vez necesitas que un mendigo experto en kung-fu te eche una mano, lo encontrarás en el bosque. (Obviamente. Es un mendigo y no tiene dinero para abrir un dojo.)
  • No solo los dragones cambian de rostro, también los mendigos expertos en kung-fu pueden hacerlo. No obstante, lo importante es saber cuál es el rostro verdadero y quién se esconde detrás de él. Esto se puede averiguar por la inclinación del bigote. (¿¿¿¿¿¿¿???????)

Con el tiempo, el chico crece y se convierte en un adolescente llamado Jackie Chan. Reconocerle no es fácil, ya que todavía no se había operado los párpados, ni se había roto ochenta veces cada hueso de su cuerpo; pero no cabe duda de que es él. Lo pone bien grande en la carátula del DVD.

La furia de Jackie - Jackie Chan

El joven Jackie sigue viviendo en casa de su padrino y, en sus ratos libres, coquetea con la hija de éste, con la que se ha criado desde niño y a la que llama hermana. Para aligerar el texto, os dejaré la valoración de las implicaciones morales a vosotros.

Aparte de hacer volteretas mortales en los lindes del incesto y practicar artes marciales, Jackie también trabaja de camarero en el restaurante de su tío. Precisamente aquí es donde muestra por primera vez los frutos de su duro aprendizaje, ocupándose de tres tipos que pretendían marcharse sin pagar.

La furia de Jackie - Patada

Estos mismos tipos (les llamaremos “las Lombrices Voladoras”, porque toda banda necesita un nombre pegadizo) tratan luego de abusar de la hermana de Jackie, y éste les da otra somanta de Chow Mein. Sin embargo, después de cada pelea, Jackie recibe un cruel castigo de su padrino.

La primera vez se trata de transportar cincuenta barriles de agua, nada que no se pueda arreglar después de cinco años visitando al traumatólogo; pero la segunda vez, en la que Jackie salva a su hermana de ser violada, el padrino le obliga a golpear cristales rotos con la mano. Para ser un hombre que repudia la violencia, hay que ver cómo se las gasta.

Ahora bien, aunque la mano de Jackie queda destrozada, no pasa nada, porque cuando se cure gracias al ungüento mágico que le aplica el mendigo, sus dedos serán tan duros como el acero.

La furia de Jackie - La mano

Poco después de estos incidentes, Jackie se entera de que el general protector Shi Gon Gong está extorsionando a su tío, y acude a su maestro con la cabeza hecha un lío. ¿Debe pelear o no? Y si pelea, ¿qué putada le tendrá su padrino reservada? ¿Le partirá las piernas? O, lo que es peor, ¿le apuntará a la próxima edición de “Humor amarillo”?

Compadeciéndose de su discípulo, el mendigo le acompaña a casa del general, que no es otro que el hombre de los mil y un registros, todos ellos ridículos, el actor Dean Shek, un cómico consagrado que participó en varias de las primeras películas de Jackie. (Por cierto, si echáis un ojo a su ficha de IMDb, os haréis una pequeña idea de cómo funcionaba el mercado del cine en el Hong Kong de los años setenta. Y es que una de las consecuencias de hacer cine de consumo, es que la cantidad prevalece sobre la cantidad. No hay más que ver que entre 1972 y 1975 Dean Shek actúo en una media de once películas al año.)

La furia de Jackie - Dean Shek

Jackie y su maestro llegan, pues, a la casa del general, que viene a ser como un terrateniente local. Sin embargo, el joven alumno está un poco más raro de lo usual, como si no fuera él. La cámara le enfoca el cogote, el puño, oímos su voz…, pero nunca le vemos la cara. En efecto, Jackie Chan utiliza dobles, tanto para escenas de acción (aquello de que no usaba dobles fue solo una forma de promocionarse en los Estados Unidos), como para completar el metraje de pelis cutres que en su día no llegaron a terminarse.

De todos modos, como evitar que aparezca la cara del doble no es sencillo y para un minuto que está en escena ya se cantea bastante, el mendigo le pide a su alumno que se marche, a lo que el doble responde dando un salto y desapareciendo detrás de un biombo. Con clase.

La furia de Jackie - El doble de Jackie

Ya en solitario, el mendigo juega con el general Shi Gon Gong a una rara mezcla de dominó y póquer (Pai Gow creo que se llama, pero no me hagáis mucho caso) y gana la partida haciendo trampas. Luego el maestro se divierte atizando al general con su pipa y soltándole ventosidades en la cara. Esto es kung-fu avanzado y lo demás son tonterías.

En total, el “combate” dura casi quince minutos y es tan ridícula que apenas puedo imaginar la vergüenza ajena que sentiría al verla un espectador medio, sobre todo en el momento en el que el general se toma una sopita reconstituyente mientras suena el tema de Popeye el marino. ¿Quién sabe?, a lo mejor este tipo de humor, rebosante de pedos y parodias de dibujos animados, es demasiado sofisticado para mí.

La furia de Jackie - Yuen y Shek

Concluida esta escena metida con calzador y otra en la que Jackie salva a una figurante de ser violada por uno de los miembros de las Lombrices Voladoras (qué malos son), el líder de la banda se reúne con el padrino de Jackie. Por la conversación que mantienen descubrimos que los tres encapuchados del principio de la película eran, en realidad, el propio padrino de Jackie, el líder de las Lombrices Voladoras y el padre de Jackie, que murió a manos del hermano mayor de todos ellos: el Chino con Bigote, que ahora, además de bigote, lleva un horrible pelucón gris.

Tras algunos encontronazos fugaces pero acalorados entre viejos y nuevos conocidos, las Lombrices Voladoras prenden fuego a la casa del padrino con el padrino dentro. También asesinan a un amigo de Jackie, al que no había mencionado hasta ahora para no alargar este artículo más de la cuenta; cosa que, como veis, se me da fatal.

La furia de Jackie - El chino con bigote y con peluca

Al igual que en la vida real, todos los problemas de Jackie tienen una única solución: la clásica pelea a muerte. Primero Jackie desafía al líder de las Lombrices Voladoras, que, al ser un poco más hábil que los inútiles de sus discípulos, le obliga a recurrir a su técnica secreta. Eso sí, no estoy muy seguro de que una patada en los testículos pueda considerarse una técnica secreta. Es más, yo diría que es la técnica menos secreta que existe.

Lamentablemente, después de esta pelea, Jackie Chan no vuelve a aparecer, y en su lugar tenemos que soportar a un doble con el que ni siquiera comparte peinado y que protagoniza el típico training montage estilo Rocky, pero en chino. Eso sí, el doble lleva siempre los ojos vendados para que no se note mucho el cambio. Corrijo: Jackie sí que aparece durante unos segundos en una de las escenas editadas para el entrenamiento; lo que ocurre es que esa parte la cortaron directamente de “El mono borracho en el ojo del tigre”, que se rodó siete años más tarde. No es cutre, sino una solución económicamente viable.

La furia de Jackie - El doble de Jackie de nuevo

Por último, llega la inevitable pelea final entre el doble de Jackie Chan y el Chino con Bigote. Jamás una lucha fue tan sosa ni importó tan poco a la audiencia. Eso sí, para evitar que nos demos cuenta de que quien pelea no es Jackie Chan (demasiado tarde), el combate transcurre de noche y el doble lleva una venda en los ojos. La venda, naturalmente, es tan translúcida como unas braguitas sexis. Tampoco es cuestión de que los actores se metan un batacazo.

El combate acaba con un anticlímax completamente inesperado cuando el Chino con Bigote tropieza con un pedrusco, se queda colgado del borde de un barranco y el doble de Jackie le pega una patada para que caiga al vacío. Y el tipo aún no ha acabado de caer cuando unos caracteres chinos con el subtítulo “The end” cierran la película. ¿Disculpen?

Conclusión

“La furia de Jackie” es la típica cinta de kung-fu hecha con cuatro perras. Las peleas están bien, pero no aportan nada que no hayáis visto antes (o después) mucho mejor rodado. Por lo tanto, a menos que seáis seguidores acérrimos de Jackie Chan o muy aficionados a este género, os recomiendo que evitéis esta película como un charco en un día de lluvia.

Puntuación: 1 Jackie dando un puñetazo sobre 5.

La furia de Jacke - Puntuación

Sobre El Tipo de la Brocha:

Aunque mi verdadero nombre no se puede leer sin perder la cordura, por aquí se me conoce como el Tipo de la Brocha.

Durante el día trabajo en una oficina, y por la noche... también. El poco tiempo libre que tengo lo dedico a celebrar bacanales decadentes con grandes ollas de queso fundido y a enseñar a escribir a los monos. En realidad, todos los artículos que he publicado en este blog los han escrito ellos, así que si no os gustan, ya sabéis a quién dirigir vuestras quejas.

Ver más artículos de El Tipo de la Brocha

9 comentarios

  1. Lacra ESE C EFE
  2. gmassa

    Por dios! No quiero ni saber como era el metraje original, si quitamos las escenas en que Jackie es un doble y la lucha de 15min del viejo maestro nos queda … un corto de Jackie Chan!

    Por cierto, la primera peli que vi tambien fue “Duro de Matar” y para mi es la mejor de todas.

    Responder
  3. DGC

    Solo viendo las imágenes, se me han quitado las ganas de verla, pero que cutrez!!!! xD. Hombre, si la ves acompañado de unas cervezas lo mismo hasta te ries. No obstante, me parece genial la idea de hacer una serie de articulos de las pelis del bueno de Jackie. Los comienzos para nadie son faciles… así que no hay que tenerle en cuenta estas peliculas….

    Responder
  4. Anonimatus

    Es curioso como muchos de los tópicos de los mangas ya se vieran en una película de hace casi 40 años

    Lo del prota que se ha criado con la chica como si fuera su hermana para luego enamorarse de ella es uno de los grandes clásicos de los mangas. Creo que muchos autores lo hacen para justificar que los protagonistas vivan juntos sin estar casados.

    Luego está eso de que la fuerza y la técnica se consiguen con sufrimiento, cuanto más radical más fuerte se volverá uno. Nada de entrenar de manera normal.

    El maestro cabroncete que disfruta haciéndole putadas a todo el mundo…

    … Y el villano que resulta ser responsable de la muerte del padre del prota. Sí está todo.

    Responder
  5. Millus

    quiero verla!!
    las peliculas de kungfu, mientras mas cutres son, mejores se vuelven
    :D

    Responder
  6. Esperaremos los nuevos articulos con mas buen humor :D
    Como me he reido con el de Aguila Roja.

    Responder
  7. lila76

    La primer peli de jackie m dejo impresionada por sus movimientos y por su comicidad fue Operacion Condor recuerdo donde estba y toda la cosa (era ls primer peli q vei d el) despues city hunter tambien m dejo ssombrada. Jackie es mi actor fvorito.

    Responder
  8. rik

    una de las mejores peliculas de jackie chan son:
    una pareja explosiva
    y maximo rival

    Responder
  9. Elizabeth89

    JAJAJAJA!!! este ha sido el mas entretenido resumen de una peli que me e leido hasta ahora XD!!! excelente, gracias =D sigue asi con las siguientes porfaaaaa

    Responder

Dejar una respuesta

Código aceptado: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

El administrador de esta página web no se hace responsable de las opiniones aqui vertidas.

Los comentarios no son un chat ni una forma de contacto con el autor, para ello existe la sección de contacto en la parte superior de la web.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Asimismo, recuerda que tu comentario no es un mensaje SMS. Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.