abr
28
2010

Iron Man: El demonio en la botella

por

Iron Man - El demonio en la botella - PortadaSi os gustan las pelis de superhéroes, seguro que estaréis al tanto de que este mismo viernes se estrena en España “Iron Man 2″. Y tiene pinta de que será incluso más impresionante que la primera, porque 1) hay más robots (o como queráis llamarlos), y 2) Scarlett Johansson está que cruje como la Viuda Negra.

Así pues, ¿qué mejor momento que este para repasar una de las historias más laureadas de los tebeos del Hombre de Hierro? ¿Que cómo de laureada? ¡Se llevó un premio Eagle en 1980! Y qué me aspen si había oído hablar antes de él, pero buscando imágenes en Google salen trofeos muy chulos.

En este arco de nueve números, publicados originalmente entre marzo y noviembre de 1979, Iron Man se enfrenta no solo al imprescindible tropel de chiflados enmascarados, sino también a un enemigo mucho más temible: el alcoholismo. Seguro que hoy aprenderemos una valiosa lección.

¡El viejo y el príncipe marino!

Iron Man - El demonio en la botella - Martini en vueloNuestro relato comienza a bordo de un avión con el ricachón Tony Stark pidiendo el cuarto Martini del viaje. Vale que no suelen poner pelis buenas en los vuelos regulares, pero a este ritmo acabará montando un espectáculo como el que dio Melendi hace algunos años. Su excusa es que tiene que beber por dos hombres: Iron Man y él. Supongo que Boris Yeltsin tampoco tenía un problema con la bebida, sino personalidad múltiple: se creía Blancanieves y los siete enanitos.

Dicho esto, os propongo un juego. Si os hacéis con estos cómics y sois mayores de edad, meteos un lingotazo cada vez que Tony Stark salga bebiendo en una viñeta o se vea que acaba de hacerlo. Suena bien, ¿verdad? Para esta ocasión, yo he escogido un Johnnie Walker Black Label. Y ya me he servido el primer trago. Cómo se nota la vainilla.

Resulta que Stark lleva varios días enfurruñado, porque la agencia S.H.I.E.L.D. ha estado comprando en secreto acciones de su empresa para hacerse con el control. Por suerte, los cómics no son tan aburridos como la prensa económica y, de pronto, un tanque sale volando de la nada y destroza el ala derecha del avión.

Iron Man - El demonio en la botella - NamorNuestro héroe, que transporta su armadura en el equipaje de mano (desde luego, los controles del aeropuerto no eran como los de ahora), se cambia rápidamente y salva a la tripulación.

La Marina estadounidense se presenta enseguida para poner a salvo a los náufragos, y Iron Man acompaña a los soldados a la isla donde éstos han instalado su centro de operaciones. El tipo al mando (gafas de sol, mostacho, un puro entre los dientes… Sí, creo que está todo) le dice que el Gobierno ha venido utilizando la isla como vertedero de residuos radiactivos durante años, pero, recientemente, un viejo ermitaño y Namor, el príncipe de Atlantis, les están dando más problemas que esos idiotas de Greenpeace.

Iron Man se ofrece a echarles un cable, aunque eso signifique zurrarse con Namor, un tipo que vuela, respira bajo el agua, aguanta cañonazos como si fueran picaduras de mosquito y manda tanques a la estratosfera con la facilidad con la que Piolín burla a Silvestre.

Iron Man - El demonio en la botella - Mr. HammerDesgraciadamente, un tal Mr. Hammer (que guarda un incontestable parecido con el difunto Peter Cushing, que actuó para la productora Hammer en varias películas de terror) puede controlar la armadura de Iron Man a distancia, y le juega una mala pasada durante el combate, abriendo las esclusas de su casco mientras está bajo el agua. Qué putada, ¿eh?

Una artimaña con cualquier otro nombre…

Iron Man recupera la consciencia en la playa entre sonidos de “agglgh”, “choke”, “koff” y “koff kaff”, y descubre que Namor le ha salvado la vida. El príncipe submarino dice que un héroe de la talla de Iron Man merece morir noblemente y no ahogado. Veamos… Pánico, aspiración, laringoespasmo, hipoxia, aspiración activa, convulsiones… Sí, mucho mejor que te dé una paliza un príncipe atlante con speedo, ¿dónde va a parar?

El viejo ermitaño, que vive en la isla desde hace veinte años, explica al Hombre de Hierro que es la primera vez que ve militares en la isla y que lo de los vertidos no es más que una treta.

Ummm… ¿Cuánto tiempo dijo usted que llevaba solo, viejo?

Pasamos ahora a nuestra historia paralela con James Rhodes (afroamericano, futuro Máquina de Guerra) y Beth Cabe (pelirroja, tía buena), que han sido capturados por los militares cuando se dirigían a rescatar a Stark. Rodhey y Cabe intentan huir, pero acaban entrando tontamente en el despacho del tipo del puro y las gafas de sol, que en realidad no es un capitán de la marina, sino el representante de una petrolera que quiere apoderarse del vibranium que hay en la isla.

Iron Man - El demonio en la botella - Roxxon

Para los que no conozcáis a fondo el universo Marvel, me permito informaros de que el vibranium es un metal muy valioso que absorbe las vibraciones, como, por ejemplo, las ondas sonoras. Es lo que permite al escudo del Capitán América detener el envite de tipos como Hulk, y a Pantera Negra llegar tarde a casa después de una noche de parranda sin que su mujer se entere (las suelas de vibranium absorben el ruido de las pisadas).

Como no podía ser de otra manera, Iron Man y Namor salvan el día destrozando los buques de guerra y ofreciendo un grandioso espectáculo al lector. Sin embargo, no consiguen impedir que la isla vuele por los aires, y el viejo ermitaño llora desconsolado ante la pérdida de su hogar.

¿Qué tal una copa, viejo? Eso le quita las penas a uno.

¡Casino fatal!

Iron Man se dirige a las oficinas centrales de Stark International cuando, de golpe y porrazo, su armadura vuelve a fallar, dándole un buen meneo antes de dejarlo tirado en un callejón como si fuera una vulgar lata de sardinas.

Tony le pasa la ITV a la armadura, pero no descubre ni un solo fallo, así que vuelca sus inquietudes en una copa de Amaretto con Scotch. Ahora empieza a hablar mi idioma, señor Stark. Salud, caballeros.

Iron Man - El demonio en la botella - Descorchando el champánEn la página siguiente, Tony está cenando con Beth en un casino, hablando de lo duro que es el mundo de los negocios, y enseguida se ofrece a descorchar la segunda botella de champán. ¿La segunda? Nos lleva ventaja. Eso son dos copazos por lo menos. Tomáoslo con calma. Alé. Y Alé.

Aaah… Qué bien entra.

Sin embargo, nuestros amigos del alma, que forman la pareja más alucinante sobre la faz del planeta y a los que quiero y respeto un montón (aunque si Beth fuera Scarlett Johansson o yo fuera un dibujo, me la tiraría sin dudarlo), nuestros amigos del alma, decía, no están solos, porque tres villanos, tres fantoches en spandex que no tienen ni media torta, han venido a asaltar el casino. Son Blizzard, cuyos poderes te vienen de perlas cuando se acaba el hielo; Melter, que lanza rayos derretidores (¿existe esta palabra?); y Whiplash, al que le va el sado y que saldrá en “Iron Man 2″.

Iron Man - El demonio en la botella - Melter, Blizzard y Whiplash

Tony, como es un tío cojonudo y lo da todo por la gente como tú y como yo, se pone la armadura y se lía a castañazos con los malos. ¡Shrak! ¡Skash! ¡Shkabramm! En la última página, los peleles disfrazados consiguen ponerle en apuros, pero seguro que nuestro héroe favorito lo resuelve en el número siguiente.

¡Eres el más grande, Tony!

¡Piezas de odio!

Iron Man - El demonio en la botella - Beth despampananteEfectivamente, Iron Man, con la ayuda de Beth, que está como un queso con su vestido blanco súper ajustado, consigue parar los pies a los villanos y… Madre mía, qué piernas tiene. Nena, si ser sexy fuera un delito, te pasarías la vida en la cárcel.

Esa misma noche, Tony se lleva a la jamona de Beth al huerto. Sin embargo, debe de tener un gatillazo, porque a la mañana siguiente se disculpa por “no haber sido él mismo”, achacándoselo al alcohol. Eh, tío, me caes bien y todo eso, pero no le eches la culpa a la bebida. Hace más interesantes a las personas que no lo son y consigue que este cómic parezca infinitamente más divertido. Si al menos estas letritas minúsculas dejaran de moverse…

En sus oficinas, Tony recibe a un funcionario estirado que quiere que Iron Man vaya a no sé qué ceremonia de no sé qué embajador en la sede de las Naciones Unidas, bla, bla, bla… Mientras le atiende, Tony se sirve un copazo. ¡Bien por él! El funcionario pedorro le dice que solo son las nueve y media de la mañana, y Tony le responde que en Kenia ya pasa de medianoche. ¡Ja, ja, ja, ja! Esa es buena. Y vosotros ya sabéis lo que toca. Chinchín.

Vaya, estas páginas tienen demasiada letra. Da igual, me orientaré por los dibujos. Je, je, el embajador es un gordinflas.

Iron Man - El demonio en la botella - Accidente con el embajador

¡Hala! ¡Iron Man le ha hecho un boquete en el pecho con sus rayos repulsores! Qué campeón el tío.

Y hablando de campeones, ha llegado el momento de cantar una canción:

Oh-oh-oh… balón en los pies… y eso…

El preludio de Mónaco

Aunque Iron Man acaba de cargarse al embajador (dice que no ha sido aposta), la policía no tiene los huevos de arrestarle, porque, ya sabéis, es el puñetero Iron Man. No obstante, le obligan a entregar la armadura a las autoridades peniten… no, pertinentes. Perdón.

¡Uy, qué despiste! Mi amigo Tony tiene un vaso sobre la mesa y yo aquí con la garganta más seca que un esdropajo, ¡y con lo triste que es beber solo! Propongo un brindis por la compañía. ¿Dónde está mi copa? Bueno, cualquiera de estas dos servirá. ¡Hop!… ¿Y ahora dónde diablos se ha betido el otro vaso? Bah, da igual.

Iron Man - El demonio en la botella - Tony con resaca

¡Puf!, qué cara de resaca me traes, Tony. ¿Quieres una ashbirina? ¿O prefieres otra copa? ¡Pero no la tires al suelo, hombre! Qué desperdicio. Yo si no te imborda, voy a servirme otra. Sospecho que me llevas vendaja, pillín. ¡Hic!

A ver… ¿dónde estaba yo?

Ah, sí. Tony se acerca a la mansión de los Vengadoresh para que el Cabidán Abérica, el gran patriota abericano (un gilibollash de campeonato, vamos), le dé unas lecciones de audodefensha. Luego el Hombre Hormiga descubre que el responsable de los fallos de la arbadura está en Mónaco. Ay, Mónaco… ¿Os acordáis de Grace Kelly? Se casó con Rainer… Rienai… el Rey de Mónaco. Qué guapa eshtaba en “La vendana indiscreta”… Y luego su marido no la dejó trabajar en “Marnie, la ladrona” y se dio a la bebida y…

Así puesssh, Rhodey y Tony viajan hasta Mónaco, donde son sorbrendidos por un mondón de G.I. Joe irlandeses. ¡Viva el día de San Patricio!

Iron Man - El demonio en la botella - Emboscados por tipos de verde

¡El Martillo golpea!

Los de los calshones verdes conducen a Tony a la fordaleza de Hammer, pero nuestro hábil amigo destruye la combutadora que interfedía con su arbadura, y Idon Ban regresa al 100% para dar una baliza, no, paliza, eso, a los súber villanos de medio pelo de Hammer. O algo parecido.

¿Dónde habré betido esa condenada imagen? Ah, aquí esdá.

Iron Man - El demonio en la botella - Súper villanos

Qué raro… No debería vershe así.

Bueno, yo necesito esharme un rato… Si me disculbáis… ¡Chalud la compañía!

El hogar de un hombre es ¡su campo de batalla!

Iron Man - El demonio en la botella - JarvisOh, Dios, ¿y mis aspirinas? ¡Agh! Hasta las onomatopeyas me provocan dolor de cabeza. ¿Qué ha pasado en mi ausencia? A ver…

Iron Man se ha ocupado de los malos, ha limpiado su buen nombre, alguien ha vomitado en el parqué… Muy bien, muy bien. Sin embargo, a una niña le da miedo Iron Man porque mató a “aquel gordo simpático”. ¿A quién diablos se refiere? No puede ser Jack Black. ¿Bud Spencer tal vez?

Puñetas, Johnnie Walker, por tu culpa no me acuerdo de nada. No quiero volver a verte nunca más. Y por nunca, quiero decir NUNCA, esto es, hasta el viernes que viene.

A raíz del incidente con la niña, Tony ahoga sus problemas en coñac y en mujeres hermosas, y en una de sus frecuentes borracheras, le echa un rapapolvo (ssssh… más bajito, por favor) a su mayordomo Jarvis, que dimite a la mañana siguiente. Puf… Menudo mayordomo está hecho, que no aguanta ni a su amo borracho. En mis tiempos, podías azotar a los criados y coquetear con las criadas y nadie te decía ni pío. Por cierto, ¿os importa que baje las persianas? Es solo un poquito.

Después de que Jarvis se marche, Tony se da cuenta de que la fuente de todos sus problemas es él mismo, aunque creo que la botella de Jack Power’s (¿Jack Daniel’s?) también ha ayudado un poquito.

El demonio en la botella

Iron Man - El demonio en la botella - AbstinenciaEn el último número de la colección, Tony decide dejar la bebida y padece un síndrome de abstinencia del copón. De ahí que ponga caras tan feas como las de la imagen y que vista camisas horteras. En serio, ¿habéis visto qué cuellos? Seguramente podría volar sin armadura.

Al final, gracias a la ayuda de Beth y a pesar de que S.H.I.E.L.D. consigue hacerse con el control de su empresa, nuestro héroe derrota a sus demonios personales, consigue recuperar el control sobre sí mismo y aparta el alcohol de su vida.

O al menos lo hizo hasta que Marvel decidió que retomara el vicio para vender más cómics.

Nota: El alcohol puede perjudicar la salud y provocar accidentes. Como, por ejemplo, aquel de “¿Qué es eso que está a mi lado en la cama?”. Bebed con moderación y lavaos los dientes.

Sobre El Tipo de la Brocha:

Aunque mi verdadero nombre no se puede leer sin perder la cordura, por aquí se me conoce como el Tipo de la Brocha.

Durante el día trabajo en una oficina, y por la noche... también. El poco tiempo libre que tengo lo dedico a celebrar bacanales decadentes con grandes ollas de queso fundido y a enseñar a escribir a los monos. En realidad, todos los artículos que he publicado en este blog los han escrito ellos, así que si no os gustan, ya sabéis a quién dirigir vuestras quejas.

Ver más artículos de El Tipo de la Brocha

17 comentarios

  1. BrownieOmar

    Buy buen adtículo!!! Recuerdo la última parte a Iron Man despachándose a los pseudo-villanos a golpe de repulsores como quien mata cucarachas con cucal!! jajaja

    Responder
  2. Truch

    Jajaja, menudo numerito de Iron Man! No me extraña que lo interprete Robert Downey Junior que ya tuvo sus historietas con las adicciones…

    En fin, yo como loco a esperar al viernes, Iron man me gustó bastante y respecto a Scarlett tengo dos razones para verla, la izquierda y la derecha.

    Uehehehe!

    Responder
  3. RAGE

    EsTDe ez el PeDOr dEP0rtaje (hic) de VatMan quE he LEido en my (HIIIIC) vidaa… doDe ez-ta el Oruj-o XDDDD

    P.S.: Te -quieroooooo tio, er-es -mi mejor CoLega, Os QUieroo a Dodos…

    XDDDDD

    Responder
  4. Fearuth

    Chalud la compañia! Y no chabemos nada de Alechia!
    Que gran artículo,porque mira que es jodido mezclar HombreHierro con Asterix XD

    Responder
  5. Calintz

    DAmAdEdooooOOOOO! Odro vijky bOn cOla!

    Responder
  6. Bartran

    Estupendo amigo! Fantástico lugar ;)

    Es como recordar haberlo leido!

    Responder
  7. gmassa

    Buenísimo!!! Menudas carcajadas y lingotazos de ron me he pegado!!

    Responder
  8. bueeeeeeeem posssss d,hic!!
    .esta biosdf ja,ja ndgsg…
    shaaaaaaaaaaaaaaaaaaaludddddddddddddddddd!!!!!

    Responder
  9. @RAGE: Mejor comentario del mes. No veas lo que me he reído al leerlo.

    @Fearuth: Casi todos mis artículos están repletos de referencias de ese tipo. Lo que ocurre es que es difícil verlas. Te doy un minipunto por encontrar esta.

    Responder
  10. Millus

    =/
    lo unico q tenia cerca era yogurt…… y estoy empezando q pensar q no causa el mismo efecto =(

    buen articulo…. pero es mejor burlarse de he-man…. =D

    Responder
  11. Desde luego a lingotazos es la única manera en la que se puede disfrutar de este cómic… Había escuchado que era muy bueno y la decepción fue grande cuando me lo leí… :-(

    Ha envejecido muy mal y, si bien tratar el tema del alcoholismo fue un hito en su época, ahora ha quedado ya un poco desfasado…

    No obstante, el artículo me ha gustado :-)

    Responder
  12. Dani

    eii chicooss, he encontrado al prota de la peli en una fieshhtaaa con el tio de la brosha acompañandoleee

    http://www.motivatedphotos.com/?id=4122

    Desde luego, Jhony Warker ya no es lo que era desde que no lo protagoniza Chuck Norris….

    Responder
  13. varlek

    este articulo me recuerda una historieta de batman de la editorial novedades acá en mexico donde anda bien entrado en las drogas y hasta se encierra en la baticueva jaja

    Responder
  14. Simplemente maravilloso (ahora que yo estoy liado con el ciclo Iron Man).

    Veamos que tal Zelda…

    Responder
  15. esta bueno el comic pero no es muy comun ver a superheroes tomados o borrachos pero estaa padre

    Responder
  16. miguelstone

    me gusta aunque rumores dicen que no lo creo stan lee pero es de lo mejor

    Responder
  17. [...] no volver a beber para que lo tomen en serio con lo de los demonios. Así de fácil, en un momento. ¡Aprende de él Tony Stark! Viejales (como ya no es un borracho le cambio el nombre) descubre sangre en el péndulo y llega a [...]

    Responder

Dejar una respuesta

Código aceptado: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

El administrador de esta página web no se hace responsable de las opiniones aqui vertidas.

Los comentarios no son un chat ni una forma de contacto con el autor, para ello existe la sección de contacto en la parte superior de la web.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Asimismo, recuerda que tu comentario no es un mensaje SMS. Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.