nov
21
2012

El asombroso Spider-man japonés

por

Spider-man japonés

¿Qué os puedo contar sobre esta fusión de nuestro amigo y vecino Spider-man con un Bioman que no venga en la Wikipedia o en alguna web cutre-friki de esas que hay por ahí? Poco o nada. Así que os voy a narrar el transcurso del primer episodio del Spider-man japonés porque, aunque pocas personas tienen problemas en verse la intro o alguna escenilla suelta, pocos tienen los santos cojones (con perdón de la expresión) de verse un episodio entero. Así que, sin más dilación, vamos al turrón.

El episodio empieza con la intro. Con qué iba a empezar si no, ¿con la canción del final? La musiquilla está chula, pero yo no tengo criterio con la música, así que si me metes unos cuantos “yeah” en la letra y el acompañamiento musical tiene cierto ritmillo me parecerá bueno aunque me canten en japonés; lo cual curiosamente es el caso. En cuanto a lo visual, podemos ver a nuestro héroe haciendo poses y cosas raras con las manos, escalando (que no trepando) torres y paredes de edificios, haciendo más poses, lanzando redes de dibujos animados, llamando a un robot leopardo gigante que sobrevuela la ciudad y se transforma en un robot humanoide gigante, corriendo por el campo y haciendo más poses… Vamos, lo que suele hacer el Peter Parker que todos conocemos. Vedlo por vosotros mismos porque vale su peso en oro:

Aquí tengo que romper una lanza a favor a los efectos especiales y es que, comparada con la peli yanqui de los setenta en la que Spidey gateaba sobre un croma, ésta le da mil vueltas siendo más o menos de la misma época.

Después aparece el título del episodio que viene a ser algo así como “¡Es la hora de la venganza! El ataque del Ejército de la Cruz de Hierro.”. La escena comienza en una especie de cueva en la que un pavo “llama” al Marveler, que no es otra cosa que el robot gigante, mientras se ve de vez en cuando una araña y acto seguido aparece en pantalla el robot en cuestión cruzando el espacio, que viene desde vete tú a saber dónde.

Ahora viene un momentazo, ¡aparecen los villanos! (con primeros planos de sus malvadas miradas incluidos).

Spider-man japonés - Villanos

Como era de esperar, su aspecto es totalmente lamentable y es el malo el que parece partir el bacalao mientras que la mala es su fiel secuaz. Curiosamente están viendo en un monitor, que bien podría ser la tele que tenía mi abuelo en sus tiempos mozos, como está llegando el Marveler a La Tierra y ¡no hacen absolutamente nada para evitarlo!

Paralelamente, en un observatorio, hay unos… esto… dos de esos científicos que se dedican a mirar por un telescopio por si un meteorito se escoña con La Tierra, y se percatan de la llegada del robot pero desconocen qué puede ser.

Y ahora empezamos con las bizarradas. El bueno de Peter Parker en este universo alternativo no es fotógrafo, ¡es motero!

Spider-man japonés - Peter Parker motero

Aunque lo peor es que tiene una hermanita, que es la clásica niña adorable que cuando sonríe ves que está mellada y te entra una sensación de ternura y sientes una gran simpatía por ella. Lástima que yo sólo sienta odio por este tipo de personajes y desee de corazón que muera en este episodio. Para más inri, no sólo Peter no es fotógrafo si no que las fotos se las hacen a él, porque mientras hace tontadas con la moto una chica le saca fotos como una posesa.

Y, viendo que Halcón Callejero Parker no hace nada del otro mundo, uno puede pensar que lo que pasa realmente es que le mola y lo de las fotos es una excusa para estar con él. Pero bueno, viendo su ropa muy buen gusto no tiene.

De pronto, se escucha la voz del hombre de la cueva. Peter se para y, por algún misterioso motivo puede escuchar la voz, pero sólo él. En esto el Marveler entra en la atmósfera terrestre y JUSTAMENTE sobrevuela el sitio donde estaba el mindundi del prota haciendo el chorra con la moto. En este momento se sorprende él, se sorprende todo Tokio (vamos a hacer como que esto pasa en Tokio) y se sorprende todo el mundo menos la que hace fotos que se pone, como no podía ser de otra manera, a hacerle fotos al extraño objeto volador (ahora sí es normal hacer fotos como una posesa).

Spider-man japonés - Peter Parker y su fan fotógrafa

Mientras tanto salen del observatorio, que curiosamente estaba en Tokio, los dos astrónomos de antes, que son padre e hija (parece que en Japón la ciencia es un negocio familiar). Acto seguido el Marveler se estampa contra una montaña y cuando digo que se estampa es que se estampa. Como no podía ser de otra manera tiene pinta de que la cueva desde donde el tío del principio llamaba al robot estaba en el interior de la montaña.

La mala nos sorprende superponiendo una trasparencia del Marveler sobre una foto del Marveler y diciéndole al malo que: “Ya no hay ninguna duda, se trata del Marveler”. Yo no estoy muy puesto en este universo alternativo pero parece que hay tantos robots gigantes volando por el espacio y que además son tan parecidos que hay lugar para la duda.

Después de un diálogo a base de chorradas se conocen un par de datos: Primero, el de la cueva, un tal Galia, puede usar la telepatía y parece ser un enemigo declarado de los malotes de turno, por lo que podemos deducir que es de los buenos. Segundo, tienen que matar al astrónomo padre (aquí lo llaman astro-arqueólogo) porque sí, según dice ella “Estoy segura que el profesor descubrirá el Marveler”.

Sinceramente, cualquiera que haya visto volando el robot (vamos a poner que medio Tokio) y la trayectoria que llevaba podrían deducir qué montaña con un boquete ENORME es el punto de impacto pero es más fácil matar a un científico que a seis millones de personas.

Al final quedan en que la mala va a matar al profesor con ayuda de, agarraos bien, un ingenio mecánico que ha tardado 400 años en crear. Aquí tenéis una imagen y os prometo que es tal cual, yo no la he manipulado.

Spider-man japonés - Ingenio mecánico alienígena

Ahora, la mala se pone ropa terrícola y unas gafas y ya está disfrazada (¡aprende de ella Lupin III!) y lista para ir a por el profe. Aquí debo reconocer que por algún extraño motivo esta tía me pone y ahora, con gafas, más. Lo mejor de todo es que la mala se hace pasar por editora de un periódico de Tokio desde hace bastante tiempo y es la jefa de, tachán tachán, sí, de la loca de las fotos. ¿Y por qué digo que está loca? Pues porque lo primero que le enseña a su jefa son las fotos de motero Parker y es la propia jefa la que repara en la foto del Marveler y le pide que investigue mejor eso otro, que igual un UFO interesa más que un gilimotero. Y aún así la loca de las fotos se extraña.

La siguiente escena nos demuestra que Peter Parker debe entender algo de mecánica pero de riesgos laborales está un poco verde y por lo visto el bienestar de su familia le importa más bien poco:

Spider-man japonés - Reparando la moto

No sólo ha metido la moto en casa para repararla, sino que lo hace con la moto en marcha, ¡ole tus huevos! Esta parte es importante porque descubrimos que, además de la hermanita, la astrónoma hija también es hermana suya y por lo tanto el astrónomo padre es… su padre. También descubrimos que la loca de las fotos es efectivamente su novieta (ya es oficial). Otro apunte interesante es que la hermana está mejor que la novia, ahí lo dejo.

Tras una breve aparición del padre queda patente cuánto se quieren y lo bien que se llevan padre e hijo porque el padre dice una chorrada y mientras el hijo se descojona él se queda mirando sin decir nada pero con una sonrisilla en el rostro. A todo esto, Peter vuelve a escuchar la voz de Galia y a ver arañas. Bueno… más bien ve una araña …o la sombra de una araña. La voz repetitiva y cansina le dice algo así como: “Ven, aquí”. Como la presión es enorme, Peter sale corriendo a la calle y se pone a gritar, pero ni sus familiares se sorprenden ni salen detrás de él. Debe ser que lo hace a menudo.

Al día siguiente el padre, la hija y la novia junto a dos actores de relleno se van al monte para buscar el Marveler, hacen dos grupos, los de relleno por un lado y los demás por el otro. Como era de esperar, nuestra villana-jefa del periódico los ha seguido, así que se cambia de ropa y saca otro muñeco que coloca en el suelo.

Spider-man japonés - Muñeco

Todo sea dicho, al ponerlo en el suelo el muñecajo se convierte en un tío de tamaño normal con un disfraz ridículo.

No lejos de allí Peter va a darle una vuelta en la moto a su hermanita, pero, otra vez, la voz y las visiones hacen que decida bajar a la niña de la moto (que ya estaba preparada con el casco y superilusionada), dejarla ahí plantada y marcharse en la moto sin darle explicaciones. Esta escena me encanta porque le da a la niña justo lo que se merece, tanta adorabilidad seguro que provoca cáncer. Cabe decir que lo que guía a Peter es una telaraña que sólo él puede ver.

Mientras pasa todo esto el “arma secreta” de los malos ataca a la familia de Peter Parker y a su la novia en el campo. A pesar de que la criatura se mueve como alguien que camina con los pantalones bajados hasta los tobillos pilla al padre y la escena se corta. Las valientes hermana y novia, que han salido corriendo dejando al padre atrás, ahora hacen como que les preocupa y se ponen a llamarle.

Entonces aparece motero Parker, que les pregunta que qué ha pasado y pataplín pataplán, sale en su busca. Al rato se lo encuentra despeñado en unas rocas y, aunque le da tiempo de contarle que una organización secreta quiere conquistar La Tierra, acaba muriendo. Ni le dice que le quiere ni demás memeces, sus últimas palabras son que tiene que detenerlos. Pues ya está, el tío Ben de este universo acaba de morir y le ha dado una buena motivación al prota.

Spider-man japonés - Muerte del padre de Peter

Acto seguido Peter descubre unas huellas enormes que piensa que son de dinosaurio y no se le ocurre otra cosa que seguirlas ¡Muy bien campeón! Pero se dirige de cabeza a una emboscada en la que le atacan unos ¿hombres pato? Que ni siquiera asustan con espadas y a punto de matarle. Mejor os lo enseño:

Spider-man japonés - Hombres pato

En la pelea, Parker resulta herido y decide hacer por fin lo más sensato que ha hecho hasta ahora, ¡huir! Pero como es un lumbreras, en lugar de huir hacia campo abierto, en dirección a donde tiene la moto aparcada decide ir hacia una cueva que no tiene salida. Una vez dentro y con los patos mutantes pisándole los talones el suelo se derrumba y cae. Lo gracioso es que la mala se asoma por el agujero y, aunque Peter aún se mueve, se ríe y se larga como si se lo hubiese cargado, sin preocuparse de rematarlo. Con lo fácil que hubiera sido coger un pedrolo y dejarlo caer sobre el joven.

A los pocos segundos Peter se incorpora, da dos pasos y se encuentra con Galia, del planeta Spider. Éste le pone al corriente de la situación y nos revela que el malo se llama Profesor Monster. Yo por mi parte le seguiré llamando “el malo”. Debido a sus heridas, que debían tener efecto retardado, Parker cae desmayado y Galia sólo puede hacer una cosa. Sí, exacto, ponerle un brazalete alienígena que le inyecta el suero Spider, que le cura todas las heridas a una velocidad que ya querría Lobezno.

Ahora Galia le cuenta más cosas, como que el malo invadió su planeta (sí, invadió Spider), que lleva 400 años esperando en la cueva y que lo que quiere es patearle al malo su malvado culo. Por lo visto la emoción de poder hablar con alguien después de 400 años en la cueva le provoca la muerte, porque cae fulminado, su cuerpo desaparece y en su lugar aparece una araña.

Al día siguiente Peter aparece acostado en su cuarto y una araña le empieza a hablar y a decir qué es lo que tiene que hacer. A mí, a estas alturas, ya nada me puede sorprender de este universo. La araña le dice que pulse un botón del brazalete (que a partir de ahora llevará siempre) y así lo hace, porque si una araña te dice algo más vale que le hagas caso. El caso es que del brazalete sale disparado el traje de Spider-man que se pone en dos segundos (con sonidos de cremalleras cerrándose incluidos).

Aquí vivimos una escena épica en la que podría decir que se pone a hacer el gilipollas. Da manotazos en el aire, camina en cuclillas y a cuatro patas, da volteretas y hace cabriolas. Todo esto lo hace en su cuarto. De pronto parece que sus hermanas van a entrar en su habitación y aunque hubiese tardado menos en quitarse el traje de la misma forma que se lo había puesto y hacer como si nada decide hacer la mayor tontería del mundo: trepar al techo.

Spider-man japonés - Trepando al techo

Uno podría pensar que la visión de los japoneses se basa en el movimiento y que, aunque estés disfrazado de Spiderman en el techo, si no te mueves no te pueden ver. Pero es que en esta escena hay un momento en el que, a pesar de que las hermanas siguen en la habitación, el tío no para de moverse.

Creo que dije que ya nada podía sorprenderme. Me equivocaba porque las hermanas salen de la habitación ¡y no han visto a Spider-man! Luego la araña le dice que debe derrotar al malo no por hacer el bien sino para vengarse. Así que Spidey usa el brazalete (que también sirve de lanzarredes) pero en vez de telarañas le sale una cuerda muy gorda. Mientras está subido en un poste llega su novia y le dice a la hermana que una criatura parecida a un dinosaurio ha secuestrado a un físico.

Ahora Spidey es capaz de usar su sentido arácnido para saber dónde está el secuestrado y es realmente la leche porque dice: “¡Mi sentido arácnido está detectando algo! ¡Está a 50 kilómetros al sudeste!”. Si tiene un sentido arácnido capaz de detectar a un tío a 50 kilómetros, como mínimo los malos no deberían ni tocarlo en un combate cuerpo a cuerpo.

Spidey se pone en marcha. Después de unas secuencias de relleno, escalando para arriba y para abajo edificios y usando de vez en cuando la cuerda telaraña, aparecen los patos mutantes en un Jeep (por lo visto saben conducir) llevando al rehén a una presa. Spidey llega casi a la vez y esto es curioso porque el sentido arácnido parece que es capaz de predecir la futura posición de alguien.

Una vez aquí escala la presa y acaba con 3 patos con un sigilo que ya quisiera Sam Fisher. La escena es ridícula, pero te hace sonreír. Una vez dentro de las instalaciones están a punto de pillarle pero usa el truco de ponerse en el techo y, de nuevo, se vuelve invisible. Aunque no sé para qué, porque lo siguiente que hace es meterse haciendo poses en la habitación donde está la mala y un montón de patos mutantes. La mala, sorprendida, le pregunta quién es y nuestro amigo le dice entre pose y pose que es… ¡Spider-man!

Spider-man japonés - Haciendo poses

Aquí pega un par de mamporros de esos que no dan físicamente a los malos pero que provocan el mismo efecto que si hubiese contacto. Y el secuestrado pasa de estar sentado y atado a estar “volando” en brazos de Spidey en décimas de segundo, no porque Spidey tenga la velocidad proporcional de una araña sino porque se ve que desecharon tomas.

Spider-man le indica al rehén por donde se tiene que ir para llegar al quinto pino y se queda luchando con los patos mutantes. Esta coreografía es para verla, las leyes del continuo espacio-tiempo no se cumplen, algunos enemigos sufren una especie de mitosis y se multiplican porque sí, Spidey lanza redes de pesca, se esconde como una rata debajo de un puente para que no le vean y crea uno de los pilares fundamentales de la serie “Hércules” al ayudar a varios patos a dar volteretas hacia atrás empujándoles por el culo.

A todo esto, la mala saca otra vez el arma secreta que está en su forma de juguete Mattel y crece a tamaño normal. Spider-man, en un alarde de valentía intenta huir escalando la montaña pero el bicho se lía a hostias con la montaña y Spidey cae miserablemente. Y, peor todavía, el monstruo se hace más grande. ¿Cómo de grande? Pues más o menos así de grande:

Spider-man japonés - Cocodrilo sacamuelas

Esta escena acaba mal. El monstruo zarandea un muñeco parecido a Spidey por los aires y lo estampa contra una montaña. ¿Pero no estaban en una presa? Pues sí, pero si al director de la serie eso le importa un carajo ¿por qué me va importar a mi? Spidey usa el brazalete para llamar al Marveler y aparece volando justo a tiempo. Cuando parece que la cosa está perdida aparece el Spidermóvil, que estaba dentro del Marveler, y que, por si no lo sabíais, también vuela y lanza misiles. Luego se mete en el Marveler y el robot pasa a modo Leopardo, esto es, con apariencia humanoide.

Y ya está, porque de aquí en adelante los ataques enemigos le hacen cosquillas, así que se saca una espada y, en vez de intentar partir al bicho por la mitad o cortarle al menos algún miembro, se la lanza desde unos 400 metros de distancia y, al entrar en contacto con el monstruo, se produce una explosión que lo desintegra. Porque le salió bien, pero si llega a fallar todos nos hubiésemos reído de él. Después de esto aparece el malo rodeado de sus esbirros admirando el gran poder que tiene su nuevo enemigo y dejando caer que ahí no va a quedar la cosa.

En la escena final sale Spidey dándose una vuelta con el Spidermóvil por las carreteras niponas y diciéndole al aire que si el malo tiene huevos que intente conquistar La Tierra estando él de protector, que se va a cagar. Bueno, más o menos dice eso.

Spider-man japonés - Spidermóvil

Y ya sólo queda el cierre, que es una especie de canción triste con imágenes de episodios futuros y escenas de Spidey atropellando patos mutantes con el Spidermóvil. Además, para poneros los dientes largos, sale el avance del siguiente episodio que va de un tren que transporta queroseno que está en peligro y un monstruo parecido a un ñordo. Y si no me creéis comprobadlo vosotros mismos.

Sobre El Chachi:

Pertenezco a la generación del 83. Los hay frikis, muy frikis y luego estoy yo. De mi círculo de amigos soy el típico que recuerda todo lo relacionado con temas que vivimos en nuestra niñez y siempre acuden en mi busca para recordar series, juegos y demás cosas de nuestra generación. Hacer emerger esos recuerdos de lo más profundo de la memoria me produce una sensación de placer indescriptible, así que a partir de ahora voy a tratar de hacer que recordéis cosas de las que os vais a sorprender.

Ver más artículos de El Chachi

11 comentarios

  1. Nayland Smith

    El robot de Spiderman tiene boca de muñeca hinchable xD

    Responder
  2. aabv78

    Lo quiero ver!! algún link disponible??

    Responder
  3. DoZ

    El robot metido con calzador, cojones cuadraos los japans xDDD

    Responder
  4. ¡Hombre, una recapitulación! Qué tiempos aquellos en los que yo escribía estas cosas por aquí.

    Deléitanos con otra pronto, Chachi, que esta te ha quedado divertida.

    Responder
  5. [...] | ion litio En happing | El Spiderman polaco se lo pasa en grande 0 votos | Etiquetas: [...]

    Responder
  6. El Chachi

    aabv78: youtubeando un poco lo puedes ver.

    3xcl4m4t10n: si estuviese podrido de dinero tendría una casa llena de estas cosas.

    El Tipo de la Brocha: que sepas que tus artículos fueron mi inspiración. Dentro de dos o tres artículos haré otra recapitulación.

    Responder
  7. Laccer

    xD lo mejor que he leido desde que incio la nueva era de IonLitio y como ya dijo El tipo de la brocha, nada mejor que una recapitulacion divertida, aunque si te soy sincero ha quedado algo larga, aun asi me la lei entera mas que nada porque no sabia que los japos habian hecho algo de spidey xD estos japos le meten “megazords” hasta al cereal

    bye

    Responder
  8. Satur

    A mí me gustan así, con detalle para reirnos un rato. :-D

    Responder
  9. Leandogo

    Haha como me reído con al forma que escribiste este artículo y sobre la serie, es lo más raro que he visto en mi vida, ademas que eso de los robots, aliens que crecen y explosiones como final no se por que me suena Power Rangers…

    Responder

Dejar una respuesta

Código aceptado: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

El administrador de esta página web no se hace responsable de las opiniones aqui vertidas.

Los comentarios no son un chat ni una forma de contacto con el autor, para ello existe la sección de contacto en la parte superior de la web.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Asimismo, recuerda que tu comentario no es un mensaje SMS. Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.