dic
16
2009

Dragon Fall

por

Dragon Fall - PortadaParodias. Según la RAE, imitaciones burlescas. Las hay de todo tipo y permiten saltarse a la torera la barrera de los derechos de autor. Dicen que si te parodian, existes. A veces incluso significa que estás en lo más alto.

En ion litio ya hemos visto unas cuantas parodias (los videoclips de “El Informal”, “Padre de familia” con estética Disney, Grocery Store Wars), y hoy añadiremos una más a la lista hablando de “Dragon Fall”, una serie de cómics publicada en España a mediados de los noventa y cuya singularidad radicaba en mofarse de la obra más importante de Akira Toriyama, “Dragon Ball”, que por aquel entonces estaba en su pico de popularidad.

Retrospectiva

Dragon Fall - Portada número 0O mucho me falla la memoria, o el primer cómic de “Dragon Fall” que me compré fue el número 0, un especial de 53 páginas que narraba parte de la saga de Célula (rebautizado Celulitis) y que sirvió de tarjeta de presentación al luego famoso Hi No Tori Studio. De esto hace ya más de quince años, así que una de las pocas formas de enterarse de los cómics que habían salido cada mes era acercarse a la tienda de turno y mirar el estante de novedades.

En este caso, fue ver la portada y estirar el brazo para alcanzar el tebeo. Una rápida ojeada me convenció de que debía hacerme con él. Buena parte de aquella tarde la pasé encerrado en mi cuarto con un amigo disfrutando de aquel cómic como si fuera el Santo Grial del humor. No sé cuántas veces pudimos leérnoslo, pero cada vez encontrábamos algún nuevo detalle con el que partirnos la caja.

La propia portada era desternillante. En la ilustración, Trakatranks (Trunks) se mofaba de la paliza que Celulitis le había dado a su padre Vegetal (Vegeta); la serie era lila en lugar de blanca o roja; y Planeta-DeLos Simios Comix había reemplazado como editorial a Planeta-DeAgostini Cómics.

Sus páginas también mostraban un humor más absurdo que inteligente (muy absurdo, algo “bestiajo” y escasamente inteligente); pero, cuando eres un chaval, estas cosas te hacen más gracia que las mejores viñetas de Forges.

Dragon Fall - Trakatranks y CelulitisPor desgracia, continuar la colección se me hizo muy cuesta arriba, ya que la elasticidad de mi paga semanal tenía un límite muy bajo, y entre las salidas con los amigos, los videojuegos, los libros y las otras colecciones de tebeos, apenas sí me quedaba suelto para pagar las bolsas “Precio joven” de Matutano. En este sentido, cabe destacar que frente a las 275 pesetas que costaba un número de la serie roja original (175 la blanca), un “Dragon Fall” costaba 325 pesetas. Además, a partir de cierto momento, dejó de gustarme el rumbo que estaba tomando la serie y acabé abandonándola por completo.

No obstante, a principios del año 2000, Heliópolis reeditó todo “Dragon Fall” en 11 tomos recopilatorios y mi hermano se los compró todos, de modo que aproveché para leérmelos desde el principio. No fue lo mismo, pero tampoco esperaba que lo fuera.

Origen

Dragon Fall - Portada número 1Nacho Fernández y Álvaro López saltaron a la palestra del mundo de la historieta a mediados de los noventa, gracias a una idea sencilla, pero original: dibujar una parodia de la serie japonesa “Dragon Ball”, de la que la gente ya se reía de todas formas por motivos evidentes (Namek se destruirá en cinco minutos, solo nace un superguerrero cada 1.000 años, etcétera).

La idea, una vez llevada a la práctica, encontró apoyo inmediato entre los lectores de cómics, especialmente entre los aficionados a “Dragon Ball”. Porque una cosa es reírse con los seguidores de la serie, y otra muy distinta, reírse de ellos, que es lo que hizo “Dragonball: Evolution”. Con la primera se puede triunfar, con la otra pasas sin pena ni gloria por taquilla.

De este modo, partiendo del trabajo original de papá Tori, y respetando su línea argumental e incluso su estilo de dibujo, Nacho y Álvaro se propusieron ridiculizarlo al máximo: introdujeron coñas por doquier y dotaron a los propios personajes de mayor comicidad dibujándolos cabezones, lo que suele conocerse como “super deformed”. Era difícil tomárselos en serio.

Después del especial de Celulitis, los primeros números de la colección pasaron a relatar las desventuras del botarate Sosón Goku (Son Goku) y sus compañeros de desventuras desde el principio de “Dragon Ball”, dándole, eso sí, un tono de guasa que iba mucho más lejos que el humor de la obra original.

De la gloria a la decadencia

Cronológicamente hablando, el comienzo de “Dragon Fall” sigue a pies juntillas el original: Sosón Goku llega a la Tierra en su nave espacial y acaba en casa de Chun Gohan (Son Gohan), un viejo maestro de artes marciales que vive en medio del monte.

Sin embargo, ya desde el principio empiezan también las diferencias entre la parodia y el manga de Toriyama, y lo primero que hace Sosón Goku es meterle los dedos en los ojos al vejete y reventarle la casa con una ráfaga ki de esas. Cabreado, Chun Gohan despeña al crío por un barranco, y, un “crunch” más tarde (“sonido del cráneo que se rompe dejando escapar masa encefálica en abundancia”), Sosón Goku regresa más dócil y completamente alelado, hasta el punto de tomar al anciano por su abuelo, que decide acoger al pequeño retrasado como esclavo.

Dragon Fall - Sosón Goku y Chun Gohan

Años más tarde, en una noche de Halloween, Sosón Goku se convierte en mono gigante y aplasta la casa y a Chun Gohan con ella, y el pobre y martirizado viejo huye de entre las ruinas dejando a su “nieto” una bola con una curiosa nota:

Soy tu abuelo. Me he transformado. Por favor, cuida de mí y nunca abandones este lugar.

Después de esto, aparece Wilma (Bulma) y le explica a Sosón Goku la leyenda del dragón Kehu-Rón (Shen-Ron), que te concede cualquier deseo si logras reunir las ocho bolas más la blanca.

Dragon Fall - Dragón Kehu-RónA partir de aquí, la historia sigue más o menos los mismos derroteros que “Dragon Ball”, aunque abreviando la trama enormemente: Wilma y Sosón Goku conocen a Eneryansha (Yamcha), al Duende Tarugo (Duende Tortuga) y a Chiquirilín (Krillin); Sosón Goku convierte el castillo del Ogro Yumas (Gyumaoh) en polvo con un Kome-Jame-Há (Kame Hame Ha); el pobre Pililaf (Pilaf), que solo quería reunir las bolas mágicas para descubrir dónde está Wally, ve frustrados sus planes por culpa del enano tarado; Wilma y (Ener)Yansha por fin consiguen invocar al dragón Kehu-Rón, aunque Sosón Goku echa a perder el deseo diciendo que quiere mear; etc.

Todas estas historietas están plagadas de chistes tontos, salidas de madre, despropósitos varios y referencias constantes a otros fenómenos de la cultura popular, tanto española (Superlópez, Chiquito de la Calzada, “Crónicas marcianas”, “El juego de la oca”…), como extranjera (“Transformers”, “Gundam”, “Las Tortugas Ninja”, “Astérix”, “Tintín”, “Alita”, “Street Fighter”, “Masters del Universo”, “King of Fighters”, “La Guerra de las Galaxias”…). A día de hoy, diríamos que era un cómic hecho por frikis para frikis.

A partir del número 15, con el viaje a Vietnamek (Namek), los dibujos ya mostraban indicios bastante claros del estilo que acabaría adoptando la serie, mucho más personal, pero excesivamente simplista y deslindado de los trazos de Toriyama, lo cual no acabó de convencer a los lectores.

Además, a medida que los autores perdían fuelle y la ilusión por el proyecto que les había sacado del anonimato se esfumaba, la línea argumental fue separándose cada vez más del manga original, y a partir de la saga de Buu lo único que compartía con “Dragon Ball” eran los personajes. Esto culminó en un aborto de tebeo llamado “Dragon Fall Turbo”, donde se abandonó por completo la historia creada por Toriyama para tratar una trama original, con muy poca gracia y que no tenía ni pies ni cabeza.

Dragon Fall - Comparativa

Los propios autores confesaban en las páginas del último número que el desgaste de aquellos cinco años dedicados a la serie era imposible de ocultar, y admitían que “Dragon Fall” llevaba tiempo cayendo en barrena.

No obstante, durante algún tiempo consiguieron hacernos reír con sus historias y barrer el mercado. Por ello, “Dragon Fall” merece un hueco en el panteón de las parodias.

Sobre El Tipo de la Brocha:

Aunque mi verdadero nombre no se puede leer sin perder la cordura, por aquí se me conoce como el Tipo de la Brocha.

Durante el día trabajo en una oficina, y por la noche... también. El poco tiempo libre que tengo lo dedico a celebrar bacanales decadentes con grandes ollas de queso fundido y a enseñar a escribir a los monos. En realidad, todos los artículos que he publicado en este blog los han escrito ellos, así que si no os gustan, ya sabéis a quién dirigir vuestras quejas.

Ver más artículos de El Tipo de la Brocha

23 comentarios

  1. Truch

    Exacto, recuerdo perfectamente que al principio enganchaba, sobretodo por el dibujo, que estaba hecho con cariño pero que poco a poco perdio fuelle para ir pareciendose a Fanhunter….ya se que Toriyama tambien fue cambiando su estilo, pero los “fans” queriamos una parodia con un estilo parecido, y el giro de guión/trama sumado a ese cambio de dibujo simplón, repito, siginifico su muerte.

    Tambien logro recordar 2 especiales, como minimo, llamados “dragon fall GT” q estaban bastante bien y sumaban el extra que estaban dibujados por “estrellas invitadas” es decir, autores que estaban despuntando en aquella época…pero eso es otra historia.

    Responder
  2. ¡Oh!
    Que recuerdos del número cero que trajo un colega a clase :’( cuando aquel martillo con la inscripción “hago pupa” era todo lo que necesitábamos para estar riendo durante 60 minutos…

    Responder
  3. Yo aún me acuerdo cuando la ví en el kiosko. Pero 300 y pico pesetas era algo que no me podía permitir. Coño, si no podía ni pillar los de serie roja porque tampoco me llegaba! Tuve que sufrir la interminable colección de la serie blanca y ahogar mis penas comprándome los últimos 6 números de la serie roja.

    Eso sí, debo reconocer que Dragon Fall me marcó hasta tal punto que fue lo primero que me descargué de Internet cuando tuve ADSL xDD.

    Ahora más crecidito ya he podido pillarme la recopilación :)

    Responder
  4. Yo también hojeé un par de números, eran muy tontos pero arrasaron entre mi clase

    Responder
  5. Charm

    Al final tras tiempo y tiempo leyedoos habéis conseguido que comente…

    Totalmente de acuerdo con que al final pierde toda la gracia, pero creo que pocas cosas en la vida me han desternillado tanto como el número donde criqruilin usaba el golpe del serrucho y piccolo jugaba a magic con napalm (más mana, es la guerra, tengo una ira de diox que te vas a cagar…)

    Y especialmente para el tipo de la brocha; para ser un artículo tuyo echo en falta alguna gracieja más o un poco de ironía, como quieras llamarlo jeje

    Responder
  6. Uller

    Es lo que me hizo pasar de la colección. Cuando dejaron de lado el estilo de Toriyama para caer en un dibujo simplista. Fue una pena porque por aquel entonces era muy conocida entre los que jugabamos al Vampiro y los que jugaban al Magic, ya que en la tienda donde nos reuníamos a jugar los comics estaban al alcance de todos. Fue un gasto tonto de dinero pero bueno, mientras duró fue divertido. Eso sí, haber mantenido el dibujo y el guión más basado en el original habría dado pie a que la hubiéramos seguido hasta el final.

    Responder
  7. Los 10 primeros números no tienen desperdicio, además del número 0. Te descojonabas cada vez que pasabas página. Totalmente de acuerdo en que la serie decae mucho, tanto en dibujo como en guión

    Responder
  8. BIKOTORU

    Q serie mas grande y q risas, Yo tengo un par firmados por ellos y todo.
    Lo mejor es el numero q sube a la casa del karim y de repente dice “la puta un castillo en el cielo”

    Responder
  9. Adarae

    A mi me molaba mas el tomo de los Paladines del Horoscopo, me lo he debido de leer 500 veces ^_^

    Responder
  10. @ Charm: Yo también echo en falta alguna gracia. ¿En qué estaría pensando ese Tipo de la Brocha? ¿Acaso se cree que puede frustar nuestras expectativas y luego irse de rositas? Tranquilo, Charm, que ya me ocupo yo de darle una lección.

    @ BIKOTORU: La de años que tardé en coger ese chiste.

    Responder
  11. Dsanzi

    Yo siempre recordaré: El Gran Torneo de las Artes Marciales, Organizado por La Casa de la Cultura. Ciudad de Lepe.
    Y Mr.Patan con su PatanMovil del Nº0 (era el batmovil de batman de tim burton) XD!!

    Responder
  12. Álvaro

    Gracias, muchachos. Me se saltan las lágrimas cada vez que alguien me comenta lo bien que se lo pasó leyendo el dichoso tebeo. ¿Puede haber algo más grande? Ojalá hubiéramos sabido mantener el nivel, pero ya dicen que lo dificil no es llegar arriba, sino quedarse. Éramos jóvenes e iscoscientes, y se nos rompió el humor de tanto usarlo.

    El de la coleta.

    Uh… y este botón… ¿Para qué será?

    Responder
  13. A mí me parece que os pasáis un rato largo con Dragon Fall Turbo. La cosa cambió, sí, pero a mí me siguió gustando un montón. Trakatranks y Rei Ayanami formaban una pareja estupenda. Por no hablar de cuando Vegetal le tapa la boca a Chikrilín y casi lo ahoga… “Es que no ves que no tengo nariz!?”. Y cuando entran en un mundo a lo Tron… “tetas poligonales…”.

    Para mí es una de las obras cumbre del humor español. Además, el estilo de Nacho siempre me ha gustado (el suyo, no el que usaba al principio imitando a Toriyama… ese me parecía más bien demasiado cuadriculado, aunque funcionaba a la perfección como parodia).

    No habéis mencionado el especial Nº 00. La viñeta de “a que te mato el tamagotchi?”, con Celulitis tratando de enfadar a Chun Gohan, no tiene precio. Crónicas Venusianas!

    PD: Mucho cuidao con meterse con Fanhunter!

    PD2: No me puedo creer que seas Álvaro López, Álvaro! Este blog tiene lectores de élite ocultos en las sombras!

    Responder
  14. BIKOTORU

    No me creo q seas Álvaro “es un truco fijo”

    @ el de la brocha: yo tampoco lo pille las primeras veces, luego lo releí era llorar y llorar

    @Álvaro gracias por esos momentos q nos disteis de risas y ese amplio vocabulario que nos proporcionasteis a los 14 años

    Y gracias por el articulo y recuerdos a Nacho si lo lee

    Responder
  15. A mí me pasó lo mismo: fue ver la portada del número 0 en la librería y pensar “¡No sé qué narices es esto pero tengo que comprarlo!” :-)

    Responder
  16. #12 ¿Álvaro López? ¿¿El auténtico??

    Dime una cosa que me tiene traumatizado desde hace años: ¿cómo demonios se os ocurrió la idea de poner tacos en hiragana como parte de la decoración de la casa de Chungo Han?

    Y por supuesto que no hace falta que te disculpes por nada. Al contrario, considérame virtualmente arrodillado ante vuestro genio, y creo que lo mismo dirá más de uno que en su día leyó tan magna obra.

    Responder
  17. Anonimatus

    Los primeros números eran fantásticos, pero en el momento en que dejaron de imitar la serie y crearon su propia trama la serie perdió su gracia ¿A que venía convertirla en un crossover con Evangelion? Una cosa es meter personajes de otras series de manera ocasional y otra hacerles personajes fijos.

    Responder
  18. joder, qué recuerdos, aun mantengo muletillas de aquellos comics, fue algo mítico, que aun conservo un ejemplar firmado por Alvaro y Nacho (yo también llevaba coleta), el caso es que también recuerdo aquel Dragon Fall GTI que demostraba podían hacer cosas al nivel que destilaron en gran parte de la colección, quizá se echaba de menos un poco más de continuidad con la serie, pero aun así fué una gran época.

    P.D: ahora entiendo por qué los cocodrilos son planos…

    Responder
  19. Mr Selfdestruction

    Ja! Ni me habia dado cuenta hasta que he leido este articulo, yo sigo diciendo diox, en vez de dios. Y se lo debo a dragon fall!!

    P.D. Chiste miico que nunca se me olvidara: chicrilin en vietnamek diciendo “corramos hacia las colinas!” Y una explicacion a pie de viñeta en la que se leia: Iron Maiden. Como me despollaba!

    Responder
  20. sephil

    Vaya, tan sólo leyendo la cita de “soy tu abuelo y me he transformado…” me dejo al menos 2 minutos sin poder dejar de reirme. Aunque… alguien podría decirme ¿Es posible bajarlas por internet? Oh well…

    Excelente reportaje….

    Responder
  21. No lo he visto, pero el estilo me recuerda a raruto que por cierto jesulink ahora esta con su manga 5 elementos

    Responder
  22. No leí nunca Dragon Fall (no es que fuese yo muy mayor por aquel entonces) y desde luego no tenía 300 pelas para gastarme en cómics, pero desde luego sí que había escuchado hablar de esta parodia por parte de mucha gente.

    Y ya me hago a la idea del cachondeo que tiene que ser cuando en la casa del abuelo la decoración es un poster que pone “Pito” y “Oeoeoe” en katakana, y donde el abuelo lee “Aprende Japonés en una semana” XDD. Sublime.

    Responder
  23. Dimitri

    YO Tengo en mi colesion de comic el numero de

    los Paladines del horosco(Parodia de los cavalleros del zodiaco)
    el dragon gti

    me descarge los demas numeros de dragon fall

    en cuento a dragon fall turbo me falta no 2 no 4 y no 6
    tengo tambin el no dragon fall super turbo

    ese verda que el dibujo ese mas simple pero un poco mas chusco y considero que ese una historia un poco mas orginal

    La cosa cambió, sí, pero a mí me siguió gustando un montón. Trakatranks y Rei Ayanami formaban una pareja estupenda.

    En fin cada quien sus gustos

    Responder

Dejar una respuesta

Código aceptado: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

El administrador de esta página web no se hace responsable de las opiniones aqui vertidas.

Los comentarios no son un chat ni una forma de contacto con el autor, para ello existe la sección de contacto en la parte superior de la web.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Asimismo, recuerda que tu comentario no es un mensaje SMS. Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.