abr
26
2010

Cinco duros para chucherías

por

Chuches variadosAunque por la antigua moneda a la que hace referencia el título, este artículo debería ir destinado a la generación que ahora ronda los veintimuchos o treintaypocos, lo cierto es que es una temática tan universal que cualquiera puede sentirse identificado con ella. Y más aun si tenemos en cuenta que en las tiendas de golosinas, chucherías o “chuches” de hoy en día podemos encontrar prácticamente los mismos productos que hace veinte años, con ligeros cambios y alguna que otra innovación.

Con este título quiero hacer referencia a un momento concreto. En concreto, a ese momento del día o de la semana en el que nuestra madre / padre / abuelo / abuela introducían la mano en su cartera y nos premiaba con cinco duros para gastar en golosinas, productos de nulo valor nutricional pero gran valor gustativo (al menos para el paladar de un niño).

Es cierto que cinco duros no daban para mucho, pero aquí ya entraba en juego la habilidad de cada uno para gestionar su presupuesto alimenticio. Con cinco duros uno podía comprarse un máximo de cinco “chuches” diferentes (o menos, si optaba por alguna de las que costaban diez pesetas). El caso es que cada uno tenía sus preferencias y elaboraba un curioso “menú” en base a tan limitado presupuesto.

La cuestión era darle el mejor uso posible a la moneda. Así que con nuestra reluciente moneda de 25 pesetas con su agujerito en medio, uno se dirigía feliz y sonriente al quiosco o la tienda de chuches que había junto al colegio. Siempre existe al menos una, ya que los planes urbanísticos de cada ciudad española así lo contemplan.

En mi caso, el menú siempre incluía un “ladrillo” de pica-pica, una “Coca-Cola” y, normalmente, una bola de chocolate. El resto de elementos solían variar. Las nubes, por ejemplo, levantaban pasiones entre muchos (sobre todo cuando, algo más crecidito, uno aprendía el truco de calentarlas con un mechero) pero reconozco que a mi nunca me han ido mucho. Por cierto, ahora que lo pienso, su parecido con una nube es prácticamente nulo ¿por qué las llamarían así?

La imagen que encabeza este artículo pertenece a parte del contenido de una bolsa de golosinas que compré hace unos días en un arranque de nostalgia. En ella podéis ver algunas de las variedades antes comentadas, entre las que decidí incluir una nube por motivos meramente ilustrativos. Recuerdo que en mi infancia la llegada de una nueva golosina a la tienda era todo un acontecimiento y la novedad solía incluirse en el menú durante unas cuantas semanas. Así ocurrió por ejemplo con las “guindillas”, una golosina que imitaba al fruto en cuestión y que picaba cosa mala. Hoy por hoy no creo que exista, pero los clásicos (nubes, plátanos, coca-colas…) parece que siguen aguantando año tras año, supongo que porque su demanda se mantiene estable.

Además de las bolsas de “cinco duros” existía una variante “extra”, que tenía lugar cuando el presupuesto ya no era de 25 pesetas sino de 100 pesetazas, y por lo tanto nos permitía mayores concesiones. En este caso, nada mejor que complementar la dieta con cereales y fruta o, en el caso de una tienda de chuches, su equivalente más cercano: una bolsa de snacks Precio Joven, con sus consabidos Tazos, y una cantimplora Zumrok de sabor a lima.

En estas dos compras se me iba a en mi caso la mitad del presupuesto, destinando la otra mitad a golosinas variadas, sin que faltaran ni el consabido ladrillo ni la Coca-Cola e incluso de vez en cuando gastando las últimas 25 pesetas en un Fresquito.

Y vosotros ¿que presupuesto teníais para chuches? y lo que es más importante, ¿que comprabais con el mismo?

Sobre q256:

Que no os despiste mi nombre: no soy ningún robot, sino el creador de esta página web. Comencé ion litio como un proyecto personal, pero a día de hoy tengo la suerte de contar con un pequeño equipo de colaboradores esporádicos que me ayudan a llevar el peso de la misma, siendo por tanto este un proyecto colaborativo.

Aun así, no puedo evitar el seguir sintiendo esta web como algo propio, así que cuando mi tiempo me lo permite, intento desmarcarme de vez en cuando con algún artículo de esos que hacen aflorar la lagrimilla nostálgica. Tanto para demostrarme que sigo en forma como porque, simplemente, me encanta hacerlo.

Ver más artículos de q256

55 comentarios

  1. Truch

    Me ha recordado a tu otro artículo:

    http://www.ionlitio.com/comida-bebida/las-bolsas-precio-joven-de-matutano/

    Donde citas:

    “De este modo, uno podía elaborar un “menú” completo con tan solo 100 pesetas de le época. Lo normal en mi caso era dedicar 25 pesetas para una bolsa de “Precio joven”, otras 25 para una cantimplora Zumrok (una especie de jarabe azucarado de sabores del que ya hablaremos en otra ocasión) y el resto, en chuches variados (a unas 5 pesetas la unidad). De acuerdo, es un “menú” por el que cualquier madre pondría el grito en el cielo, pero en aquel entonces no sabíamos lo que era el colesterol y esas milongas. Ni nos importaba, oye.”

    Jejejeje!! buena memoria, eh?

    Mi presupuesto (100/200 ptas) se iba en matutano precio joven (sticks, pelotazos, pandilla y otro variado) varias unidades de bombones (excepto cuando se retiraba en verano) y el resto, colas, platanos y tiras rojas rellenas de blanco ( no se su nombre…taco relleno?)

    Y aun perdura….sobretodo aquella época en que iba mucho al cine y me cargaba una bolsa a granel.

    Responder
  2. Sí, en realidad este artículo es el “complemento” al que escribí sobre las bolsas de Precio Joven, en el que dejé de lado a las chucherías. Y si os ha gustado, todavía tengo en mente un tercero con un “análisis” de las mejores chucherías :D

    Responder
  3. Pues me ha gustado el artículo, sólo que me ha chocado lo de las monedas de cinco duros con el agujerito, ya que aunque las conocí, obviamente, mi memoria siempre me trae las plateadas grandes más antiguas.

    Es como las pesetas esas minúsculas, existieron y las recuerdo, pero las de verdad son las doradas o plateadas de tamaño similar a los 5 céntimos de ahora :D

    Responder
  4. Cloro

    Buen artículo, yo solía decantarme por los “tiburones” (tipo de gominola), aunque la mayor parte de mi presupuesto normalmente terminaba en las máquinas recreativas

    Responder
  5. Mr. Selfdestruction

    Cuestiones a estudiar: porque algunas ciudades a las nubes se les llamaba jamones? Cual es el nombre original de esa golosina? Y como tu bien dices…¿porque coño se llaman nubes (o en su defecto jamones)?

    Responder
  6. En mi ciudad, a las nubes se les llama esponjitas, y eran golosina obligatoria en mi bolsa de chucherías, por cierto, que yo no tengo veintimuchos y sí que recuerdo perfectamente la moneda de 5 duros… T_T

    Aparte de las esponjitas, mi pedido habitual consistía en un tiburón, una lengua (esas tiras rojas con azúcar xD), un palote de esos rojos y blancos por dentro, una fresita, un tiburón… normalmente iba añadiendo algo más cada día, hasta que tuve que parar que se me iban 20 duros en azúcar. Otras veces sacrificaba las gominolas por un Huevo Kinder, he llegado a tener cientos de muñequitos de esos que vienen dentro xD

    Responder
  7. navarro

    la moras eran y son mi vicio favorito, que aunque eran un poco mas pequeña que el resto de gominolas, la cantidad de bolitas pegadas que traía y que se quedaban luego sueltas por la bolsa, merecían la pena comprar. los gatos de regaliz, me encantaban, eran una gominola, que por su sabor tan fuerte a regaliz, te encantaba o lo odiabas

    Responder
  8. Gus

    Pues las guindillas de gominola siguen existiendo y la mezcla de una guindilla con una llave inglesa de pica-pica es mortal!!

    Responder
  9. Leon

    Y que me decis de los “tronquitos”, esos palitos de gominola que estaban rellenos de “algo” más blando y que valían también 5 pesetas.

    Su gran atractivo era la enorme variedad de sabores y colores que tenían, yo aún las compro de vez en cuando al salir del trabajo o para ir al cine, sobre todo los de cocacola con el relleno verde, hummm.

    Responder
  10. KaRTeR

    Yo también optaba por tronquitos, los que más me gustaban eran los de cola..que tenían esa cosa verde dentro. Los corazones(que salen en la imagen)también eran un fijo y las moras(no las que tenían bolitas que comentais, sino unas q las había negras y rojas y eran de gominola normal). También solía acompañarlo con una bolsa de “pakis”(ahora chaskis) que valían 20 ptas. En verano, los flash eran BÁSICOS.

    Responder
  11. Antonioespi

    Yo nunca fui muy chuchero, siempre e sido mas de patatas pero para mi las mejores chuches eran y son los tronquitos y los corazones con azúcar, esos que saben a melocotón.

    Por cierto hace un par de semanas me comí una de esas guindillas que citas en el articulo así que no, no las han retirado, es mas por lo que vi tienen bastante salida.

    Responder
  12. REYHAM

    yo soy algo mas joven, y si iva a misa con mi abuela me caian 100 pesetas o un poco mas aveces jajaja, asiq al ser mas joven me pillo de lleno la fiebre de los tazos, cicles con pegatinas pokemon(boomer).. asiq el presupuesto se iva en eso, o en las cantimploras zumrok

    Responder
  13. IPA

    Pues estaba yo transportado a mi infancia leyendo el articulo hasta que lei lo del agujerito, eso me aumento varios años de golpe, yo tambien estaba pensando en los cinco duros de antes.
    Las guindillas siguen existiendo, y estaban muy bien para colarselas a alguno en medio sin que se de cuenta. Y las nubes me imagino que las llamariamos asi por lo esponjosas porque lo de cilindricas y rosas no es que recuerden mucho.

    Responder
  14. BIKOTORU

    Las pocas cosas q no han evolucionado…

    Como anécdota:

    Hace poco fui al salón del comic, me dispuse a comprar en el típico puesto de gominolas gigantes cuando meto 5 cosas en una bolsa, se la doy al buen señor para q me las pese me dice 8 euros. Me disipe entre el gentío y hui…

    Moraleja, me cundían mas los 5 duros

    Responder
  15. eilex

    Yo a los palitos rellenos siempre los he llamado “Dulcipicas”, y aquí en Alicante toda la gente que conozco los llama así.

    ¿Qué me decís de las míticas Momias? ¿Y los palitos rojos de gelatina? ¿Y los melones de chicle? ¿Y los bolones de chicle? ¿Y los besitos? ¿Y los pintalabios? ¿Y los palitos rosas o amarillos rellenos de esponjita? Y….. paro porque sino estoy así hasta mañana porque yo he sido, soy y seré muy “chuchero” como han dicho por arriba…

    Totalmente de acuerdo con #14… cuánto daño han hecho las golosinas al peso. Menos mal que todavía hay algunos kioscos más o menos asequibles con precio por unidad, eso sí, 5 pesetas = 5 céntimos.

    Responder
  16. Leon

    Los melones de chicle son una de las pocas cosas que salvaría de la humanidad en caso de holocausto nuclear, increible logro de la civilizacion.

    Responder
  17. Genial artículo!!
    Como nota apuntar que si que siguen existiendo las guindillas!! :D a mí me encanta comprar tres, y juntar la parte que pica de las tres (la verde) para comérmelas juntas XD

    Responder
  18. Mrs. Knook

    Yo tampoco era ni soy mucho de chuches, cuando era más pequeña los corazones y las fresas era lo que más me gustaban. Y los gusanos, que los retorciamos y luego los soltábamos para que se desenredaran y pareciera qeu estaban vivos.
    Después pasaron a gustarme los tronquitos de sabores y los ladrillos de pica pica, hasta el día de hoy, pero desgraciadamente cada vez que tomo chucherías me duele la barriga. Mi estómago ya no soporta semejante mezcla de colorantes y sabe dios que mas!

    Las nubes yo creo que le llaman así por su textura, blandita y esponjosa, como una nube, no?

    Responder
  19. Me temo que mis monedas de 25 aun no tenían agujero :(

    Buenos recuerdos y buen artículo ;)

    Responder
  20. Es muy curioso lo de los diferentes nombres que cada uno le dábamos a las golosinas. Y es que aunque había algunas obvias (ladrillos, plátanos) en el caso de las nubes o los “tronquitos”, otras cambian totalmente de nombre dependiendo del lugar de España en que nos encontremos…

    Responder
  21. eilex

    ¿Nadie más le llamaba dulcipicas a los “tronquitos”? :(

    Responder
  22. Y si nos ponemos más viejunos todavía te diré que antes había una variante de la gominola por un duro, era la de tres gominolas por un duro. Estas solían ser balines (esas barritas de caramelo rellenas de regaliz negro), moras (con granito y sin ellos) y demás chuches de reducido tamaño. Ahora que todo esto se vende al peso como si fuera jaco es muy distinto pero con el tiempo admiro la santísima paciencia que tenían que tener los dependientes al ver a un niño sobre el mostrador dudanto hasta el infinito sobre qué dulce quiere, y todo para sacarnos cinco duros.

    Por cierto, si te parece raro llama nube a esa gominola imagínate que en Burgos los llamábamos “jamones”. En realidad se parecen un poco a los jamones cocidos.

    Saludos.

    Responder
  23. buchiyo

    Y tanto que cambian los nombres en otros sitios.
    Aquí en Málaga (o por lo menos en mi barrio) a los “Dulcipicas” que llama Eilex nosotros lo llamábamos “saras” o “zaras”. No tengo ni idea si es que ceceábamos o es que se llamaba así.

    Yo me pirraba por los aritos de gominola y azúcar que costaban un duro también. Y por los tiburones

    Responder
  24. Luis

    jjajaja, momentazos aquellos.
    Recuerdo que cuando era pequeño los domingos ibamos a la iglesia (misa) i mi madre/padre o bien mi abuela/o me daban 10/20 duros para darlo en misa cuando pasaban la cesta (creo q se decia dar la bendicion). Normalmente de ese dinero que en teoria iba para la cesta de la iglesia, mis ideas con el eran otras pero me sacrificaba un poco de todos modos.
    Asi pues, de los 20 duros daba 1 duro (con el que me tocaba pedir cambio a la señora que recogia el dinero con lo que me miraba con mala cara) y cuando terminaba misa salia corriendo al salon de recreativos que havia al girar la esquina (con sus futbolines, maquinas (pang, 1942, pacman, … llegaron hasta poner el fifa 2000¿?¿?¿) en las que me gastaba 15 duros. Y con los 4 duros sobrantes me pillaba o unas cuantas chuches (yo las llamaba “gorrinaes”(soy de valencia)) o bien un polo de bolsita (flip-flap).
    Las chuches que me peida y q recuerde solian variar: lenguas, esponjas, ladrillos, kiwis, sandias, melones, palotes, guindillas, monedas, gatos, tracas, corazones, fresas, fresas de nata,… un sin fin de sabores que daban paso a la imaginacion y a la satisfaccion personal (jajaja XD).
    Ahora sigo pillandome chuches pero sobretodo me molas las de pica-pica y las guindillas.
    or cierto, grandioso blog y grandes posts, aunque porque no hacer posts sobre cosas mas actuales¿?, aunque se lleva lo retro.
    PD: solo es un comentario ;-)

    Responder
  25. Truch

    Esto dará pie a otro articulo…

    Las monedas de PTA….Os animais?

    Responder
  26. Pabcaba

    Mi madre tiene un kiosco y todo, todo todo lo que estais comentando lo tiene, dulcipicas, melones, escalofrios, momias…

    A destacar que aqui en Valencia las nubes tienen el pintoresco nombre de “Jamones”

    Las guindillas se siguen vendiendo y triunfan cosa mala…

    un saludo!

    Responder
  27. toni3d

    Yo era fan de las bolsas de maíz inflado, juraría que valían 15 pesetas, de lo mejor calidad/precio. También me enganché a las bolsas de kikos de esas negras, Fue una revolución, los kikos dejaron de estar como piedras y se conviertieron en mis predilectos.

    Ladrillos, momias, bolsas de gublins y patatas varias, fresas (de las de goma), cocacolas, palitos de gelatina (de mis favoritos), palitos rellenos (sobre todo con picapica por fuera), fresquitos, guindillas, moras, regalices (sólo rojos y a ser posible de los enrollados en espiral). Las monedas de 5 duros con agujero fueron la revolución de las peonzas, jeje.

    Y me acuerdo de la variante de yo creo que incluso 5 gominolas canijas por 5 pesetas pero no estoy seguro

    ¡Qué recuerdos!

    Responder
  28. toni3d

    ¡Quise decir arroz inflado!

    Responder
  29. chemi

    Comentarte que las guindillas las conoci en una excursion a la fabrica de caramelos “FIESTA” estando entre 3º y 5º de EGB, no recuerdo exactamente, nos regalaron un monton de cajas de chuches entre las que habia nubes, fresquitos (los mejores despues de los peta zeta) y las famosas guindillas. Dichas guindillas aun se pueden encontrar en algunas tiendas, pero no todas pican. Ayer mismo las vi en una tienda en las que compre algunas chuches, ya que a mis casi 28 años aun me compro chuches. Eso si, no las tienen en todas las tiendas.

    Cuando era pequeño me solian dar unas 200 pesetas el domingo, pero claro me tenian que durar toda la semana, asi que despues de comprar alguna bolsa precio joven, un peta zeta si habia y en verano algun flash… las chuches mas codiciadas eran los caramelos draculin o frankenstein, que te daban por 3 al duro, aunque luego se subieron a 2 al duro. Las moras tambien eran habituales en mi bolsa y las dentaduras…

    Responder
  30. Pepito Grillo

    En mi barrio no se las llamaban nubes. Eran jamones y no me preguntes por qué.

    Responder
  31. Me ha recordado la primera vez en mi vida que compré algo. Yo debía tener algo así como cinco años y con las diez pesetas que me dio mi madre me compré una bolsita de una especie de patatillas con forma de aro en un kiosoco que había dentro de la propia escuela. Para mi fue un momento histórico.

    Responder
  32. LiNks

    Las chuches siguen estando tremendas!
    Aun hoy en día me suelo gastar regularmente mis dineritos en chucherias… suelo invertir unos 4 euros cada vez y me duran unos cuantos días… me pongo ciego muhahahaha

    Por cierto, las nubes se deben llamar así por su tacto esponjoso parecido al que imaginamos que debe tener una nube.

    Por cierto2, las guindillas siguen existiendo, ahora hay de 5 céntimos y de 10 céntimos y están tremendas!

    Aun recuerdo cuando apostamos 100 pesetas con un amigo a que no se atrevía a comerse 5 a la vez… se las como el muy… pero las risas al ver los lagrimones en su cara merecieron la pena xDDD

    Responder
  33. LiNks

    #8

    jajajajaja esa mezcla tengo que probarla!

    Eso si antes forrare el cuarto con plasticos por si me explota la cabeza!

    Responder
  34. Que recuerdos… decirte que las gominolas que citas, las guindillas, siguen existiendo, pero no pican para tanto, sera el recuerdo que tienes de ellas nada mas xD

    Yo por mi parte con mis 25 duros compraba una fresa rellena, una lengua de gato, una gelatina, un tiburon y alguna otra cosa para completar.
    Con mas presupuesto las bolbsas de sticks estaban aseguradas!!

    Responder
  35. oyeda

    ¿Qué rayos le ocurre a una nube de gominola si la calientas con un mechero? Nunca se me había ocurrido XD La verdad es que eso de la imagen de un crío pesado con su monedita de cinco duros (la gordota, la inimitable, no esas mierdecitas de monedas agujereadas, que por otra parte venían genial para el cordón de la peonza) debe ser la pesadilla de los vendedores de chuches. Sobre todo recuerdo aquellas tiendas viejas, con los recipientes alejados de las manazas, y al abnegado vendedor que tenía que servir a los chavales uno a uno. El hombre terminó mandando a paseo el negocio y ahora sólo vende revistas.

    Responder
  36. Sergio

    No olvidemos los chicles de peseta y los caramelos Drácula del mismo precio.
    Tambien me acuerdo de los teléfonos y que luego sacaron algo igual con forma de martillo.

    Responder
  37. Precisamente ayer estaba discutiendo sobre las xuxes con alguien que no sabe ni cual es el regaliz zara, cuanta infancia perdida… mmm… va siendo hora de regresar a una xuxelandia, pero esta vez a lo grande, a dejarse el sueldo del mes xD

    Responder
  38. AnoniMouse
  39. Blargg

    Las guindillas siguen existiendo!
    ayer mismo me comi una,y como pican las jodias xD

    Responder
  40. Pues las esponjas = “nubes”, ladrillos, guindillas, gusanitos, las cantimploras (con el rasca y gana que la verdad tocaban bastantes cosas, o bien otra cantimplora o incluso una bolsa de matutano), los pelotazos, las pelotas de chicle, los palotes, los peta zetas, las fresas,… No sé, poco más recuerdo, pero en cuanto escucho los nombres… Me vienen una de recuerdos increíbles… Y 24 años ya señores… Cómo pasa el tiempo. A mi me daban unos 40 duros y entre los recre (a cinco duros la partida) y las chuches, se me iban rápido en el fin de semana… Qué tiempos!

    Responder
  41. Alphos2000

    ¿Hay alguna edad límite para comprar chucherías? Yo aún a dia de hoy a mis 27 años cada cierto tiempo cuando paso por mi kiosko habitual me compro un par de euros en gominolas. Supongo que pensarán que son para mi sobrina o algo, pero no pienso dejar de comprarlas y comerlas a no ser que algún día me las prohiban :P

    Responder
  42. Carlos

    Es verdad que el presupuesto era un tanto limitado, la monedita de 25 pestas no daba para mucho (por cierto a mí siempre me viene a la mente la plateada conmemorativa del mundial del 82 y eso que entonces tendría 3 años, pero circularon mucho tiempo).

    por suerte en todas las pandillas estabas el macarrilla, que mientras los demás entretenian al dependiente, se dedicaba a llenar los bolsillos de su chaqueta de golosinas y a la salida las tas repartía.

    Y no hablemos del guarro que se dedicaba a chupar las gominolas y las volvía a dejar en su sitio (porqué os creeis que algunas se quedan pegadas)

    Responder
  43. kellhendros

    buff que recuerdos…con 5 duros te sentias el rey por un momento y con 20, el amo del puto mundo….en mi caso mi menú básico consistia en al menos 3 dentaduras de esas con colmillos ( a dia de hoy me siguen pirrando) y un paquete de ” arrolito” o lo que viene a ser, arroz inflado, de este amarillo con un monstruo comiendose una pata de jamon en la portada jajaj

    en verano el “flah de dos duros” era el rey indiscutible…sobre todo los azules, fresa y mora… ya estaba en los gustos de cada uno, dejar 3 duros para chuches, o convertirte en el mas molón con tu MEGAFLAH de 5 duros, grueso y grande como un vaso de tubo xD

    que grandes momentos, en cualquier bordillo disfrutando del azucar con tus colegas…

    Responder
  44. Buen artículo jeje. En mi bolsa nunca faltaban las Cocacolas, tantos las q tenían color verde arriba como las q tenían blanco, los palotes naranjas con el interior más duro naranja tb, las moras, las fresas, los huevos mmmmmm eran mis favoritos… ricos ricos y con fundamento…

    Responder
  45. Qué recuerdos los de esa frase… Pues yo compraba más o menos las mismas chucherías que has nombrado, aunque no he visto que nombrases los ositos de una peseta. Te podías comprar 25 con ese presupuesto, jeje :P

    Responder
  46. […] es que un Burmar Flax, o “polo flash” a secas, era el complemento indispensable de una bolsa de chuches en cualquier perezosa tarde de agosto, cuando los vacaciones de verano duraban tres larguísimos […]

    Responder
  47. kusko

    Pues dices que a las nubes las llamabais así y no le encuentras parecido. Pues dímelo a mi que no se si era cosa de Vitoria o no (¿Algún otro vitoriano puede confirmarlo?) pero yo siempre los he llamado jamones.

    Responder
  48. Meritxell

    eh! eh! que yo tengo 18 y también me daban mis 25 pesetas y me iba directa al quiosco a por chuches. Y cuando me daban 100 pesetas eso ya era la leche, entonces era cuando caía si o si un palo de regalíz. Una vez me dió una vecina (no me acuerdo por qué, a lo mejor porque era muy mona? XD) 500 pesetas que me duraron una eternidad, imposible comprar tantas chuches de golpe sin que me diera algo. Que tiempos… ahora me han entrado ganas de comerme unas chuches XD

    Responder
  49. TheTioPol

    Por el amor de dios, necesito que alguien en el lugar que sea, me diga que siguen vendiendo dos tipos concretos de chuches:

    1º tronquitos de chocolate. Como los de melocoton o fresa que traen picante por fuera ( o no ), pero estos eran color chocolate y por dentro traia una barrita del tipo “mikolapiz”. ¿¿¿¿que ha sido de ellos ?????

    2º una gominola con forma de cerdo ( entero y bien hecho ) de color rosa palido ( rosa cerdo, jejeje ) no transparente y sabor fresa.

    Gratificamos si hay suerte, jajaja Viva la Republica de las Gominolas !!!

    Responder
  50. Vero

    #50 Dios, el push pop!! pero costaba una pasta!!! ya demás se te quedaba el dedo pegajoso…

    Yo era más de ladrillos, el regaliz ese alargado que costaba un duro, que era rojo por fuera y blanco por dentro o marrón por fuera y verde por dentro (éste era de coca cola!), huevos fritos y boomer de vainilla xD

    Responder
  51. Zeus

    YO TB ando buscando con anhelo esos cerditos rosa con sombrero blanco ke habian antes (consistencia parecida a la de las dentaduras o los pies de gominola) con ese sabor fresa nata tan de nuestra infancia…

    Responder
  52. […] éramos niños, no había nada que nos pusiera más contentos que cuando nuestra madre nos daba los cinco duros que le habían sobrado de la compra para que los gastásemos en chuches. Bueno, si que había algo mejor: cuando nuestro abuelo nos daba 100 pesetas los fines de semana, […]

    Responder
  53. diana

    Yo cambio las bolsas precio joven por una bolsa de pipas o de jojitos (llamados gusanitos, pero no) que siempre tenían el 25% de regalo y a 25pts

    Responder
  54. […] años vieron crecer de manera imperturbable a varias generaciones, que empezaban comprado chucherías, cromos o juguetes de bajo precio como los soldaditos de plástico. Años más tarde se convertían […]

    Responder

Dejar una respuesta

Código aceptado: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

El administrador de esta página web no se hace responsable de las opiniones aqui vertidas.

Los comentarios no son un chat ni una forma de contacto con el autor, para ello existe la sección de contacto en la parte superior de la web.

Todos los comentarios insultantes o no relacionados con la entrada serán borrados sin piedad.

Asimismo, recuerda que tu comentario no es un mensaje SMS. Tómate unos minutos para escribir correctamente, sin abreviaturas ni faltas de ortografía. El resto de usuarios te lo agradecerán.