Artículos de la categoría "Comida-Bebida"

ene
19
2009

El Bollycao y las pegatinas Toi

por

Toi infomatizaoSeguro que en el momento de ver la imagen que encabeza este artículo, o incluso antes, con la mera lectura del título, miles de imágenes se han agolpado en vuestra cabeza. Imágenes de patio de colegio y bocadillo de Nocilla. Imágenes de infancia y adolescencia más o menos universales. Y por supuesto, si habéis reconocido al personaje de la imagen, seguro que en más de una de dichas imágenes teníais un Bollycao en la mano.

Sobre el Bollycao no creo que haga falta escribir una tesis doctoral. Básicamente, es otro subproducto más de la bollería industrial. Un bollo relleno de crema de cacao que, con sucesivas mutaciones, ha llegado hasta nuestros días. Pero lo importante no es el bollo en sí, cuyo valor gastronómico era nulo, sino los regalos que incluía, y que normalmente consistían en cromos o pegatinas, ya que el envase no daba para mucho más.

De entre todos los regalos que Bollycao ha incluido a lo largo de su historia, las pegatinas coleccionables de Toi son sin duda el más famoso de ellos. Básicamente, el amigo Toi era una especie de pelota verde con cara, brazos y piernas, cuyo objetivo en la vida era el de mantenernos permanentemente informados de su estado, con frases como: “Toi cansado”, “Toi chungo” o “Toi infomatizao”. Simplemente Brillante.

Leer el resto del artículo »

sep
25
2008

Dinosaurus, galletas de dinosaurios

por

Dinosaurus - CajaUn día, a la hora que mucha gente ve a Matías Prats repitiendo lo que otros dijeron con menos arrugas seis horas antes, mi hermano y yo estábamos viendo un episodio de “Cuentos asombrosos”.

Mi hermano, sin embargo, debía tener la cabeza en otro lugar, porque de pronto le dio por preguntarme si me acordaba de aquellas galletas que tenían forma de dinosaurio. Si me hubiera preguntado por qué Espinete dormía con pijama si de día se paseaba por ahí en cueros, no me hubiera extrañado más. Sea como fuere, a partir de ese instante, no pude quitarme de la cabeza otra pregunta: “¿Se seguirán vendiendo esas galletas?”.

Varios días más tarde, con tres cajas de “Dinosaurus” en la despensa, me senté delante del ordenador a escribir este artículo.

Leer el resto del artículo »

jul
23
2008

Chips Ahoy! Muerde, que vuelan

por

Chips Ahoy! - LogotipoEl pasado fin de semana, mientras comía, pasaron por la tele un anuncio de Chips Ahoy! que consiguió que levantara la vista del plato. Y que conste que estaba comiendo una pizza deliciosa preparada por un servidor, nada de esa porquería que te traen en moto hasta la puerta de casa y que deja un círculo de grasa en la caja cuando la retiras.

Personalmente, siempre he pensado que las galletas de Chips Ahoy! están deliciosas, pero jamás se me hubiera ocurrido hablar de ellas en ion litio si no hubiera visto un anuncio con un aire tan… “retro”. ¿Sabéis a qué me recuerda? A las famosas California Raisins.

Vedlo por vosotros mismos en español y en inglés, y decidme luego qué opináis. Eso sí, os adelanto que la canción de la versión original suena bastante mejor.

Leer el resto del artículo »

abr
7
2008

El Tang

por

Tang de naranjaLa verdad, creí que había desaparecido por completo. Sé que es una impresión errónea, pero dado que hace tiempo que dejó de anunciarse por televisión, deduje que este producto se encontraba en decadencia.

Sin embargo, la semana pasada me encontré con una estantería llena de este producto en el supermercado de un gran centro comercial. Y como no podía ser de otra forma, decidí que tenía que hablar de él.

No voy a engañaros, ni lo compré ni volví a probarlo porque, sinceramente, me parece un mejunje totalmente químico, aunque he de reconocer que no sabe mal del todo.

Leer el resto del artículo »

mar
13
2008

El Fresquito

por

FresquitoHoy quiero hablar de un clásico gastronómico en cualquier tienda de chuches que se precie. Una de las pocas golosinas que cuenta con su propio envase individual, lo que le otorga cierto aire de exclusividad. Una golosina que, al igual que los Peta Zetas, ha hecho historia.

Y todo ello a pesar de que, de entrada, el dibujo del envase no invita al consumo del mismo. A menos, claro está, que nos gusten las sustancias psicotrópicas. Y es que la mascota corporativa más parece haberse embarcado en un viaje de LSD que estar consumiendo un inofensivo caramelo.

Pero nosotros, como somos osados, nos decidíamos a comprarlo y comprobar por nosotros mismos sus efectos. Y nos encantaba. Puede que no fuera una droga, pero el chute de azúcar que proporcionaba a nuestro cuerpo infantil era considerable.

Leer el resto del artículo »